Reelección en peligro

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El choque de trenes en Argentina que provocó la muerte de tres personas y dejó 315 heridos, ha puesto ‘en el alambre’ al debilitado Gobierno de Cristina Fernández. Para intentar esclarecer qué motivó el accidente, sus causas y circunstancias el Ejecutivo ha creado una Comisión de Investigación. El choque de trenes en Argentina que provocó la muerte de tres personas y dejó 315 heridos, ha puesto ‘en el alambre’ al debilitado Gobierno de Cristina Fernández. Para intentar esclarecer qué motivó el accidente, sus causas y circunstancias el Ejecutivo ha creado una Comisión de Investigación.

El ministro del Interior y Transporte argentino, Florencio Randazzo, ha firmado la resolución 540/213, publicada en el Boletín Oficial, y que resalta que la competencia de este comité «es independiente de cualquier investigación judicial que se inicie a los efectos de determinar eventuales responsabilidades, sin perjuicio de la colaboración con el Poder Judicial», según publica el diario Clarín.

Además esta resolución apunta que «se considera conveniente incorporar en la investigación a distintos actores que por su reconocida capacidad técnica y su carácter institucional coadyuven al esclarecimiento de los hechos en forma inmediata, determinando si se trató de un accidente o de un siniestro».

Esta Comisión de Investigación estará formada por seis miembros: un representante del Ministerio del Interior y Transporte, uno de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT), uno de la Universidad Tecnológica Nacional-Facultad Regional Haedo, otro de la Universidad Nacional de Lanús, uno de la Facultad de Ingeniería de la UBA y un representante de la Universidad Nacional de General San Martín.

Pese a la creación de este comité, las contradicciones sobre lo que realmente pasó ya han empezado a florecer. Representantes de la UGOMS (la unidad de gestión integrada por Metrovías y Ferrovías que reemplazó a Trenes de Buenos Aires cuando le quitaron la concesión) contaron su versión. Según dijeron en el lugar, el maquinista pasó las señales sin respetarlas y cuando vio que había una formación parada «salió corriendo de la cabina». Los delegados gremiales Rubén Sobrero y Daniel Ferrari rechazaron la versión y afirmaron que el tren ya «había tenido problemas en los frenos».

El tren que chocó cumplía servicio semirrápido y había parado en Flores, Liniers y Morón. Entre Morón y Castelar, según ha indicado Randazzo en conferencia de prensa, el GPS marcó que la formación venía en «velocidad siempre ascendente». Antes del impacto pasó una primera señal amarilla, que indica que se debe bajar la velocidad, y dos «peligro», que indican detenerse. Pero eso nunca pasó y chocó a 62 km/h.

Por su parte, la línea ferroviaria que cubre el tren Sarmiento, Once-Moreno, seguirá cortada hasta el sábado, según informó el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo. Para que las miles de personas que diariamente cogen esa línea para ir a trabajar, el propio Ministerio ha puesto autobuses para viajar desde Moreno a Once.

Este accidente ha venido en el peor momento para el Gobierno de Cristina Fernández. A esta inseguridad ferroviaria, ya que hace apenas 16 meses ocurrió otro choque de trenes en el mismo trayecto y se saldo con 55 muertos, se le une el miedo ciudadano tras el secuestro exprés y posterior asesinato de una joven en un barrio de clase media y a la polémica reforma jurídica impulsada por la presidenta. Todo esto en pleno año electoral.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA