Record de emisiones

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El renovado apetito por los activos de riesgo ha llevado a las empresas colombianas a inundar los mercados internacionales con nuevas emisiones de deuda. Según los últimos datos oficiales, las empresas locales han emitido un récord de 6.140 millones de dólares en papeles este año, comparado con los cerca de 3.100 millones registrados en 2008. La cifra podría aumentar hasta finales de año, ya que firmas como las eléctricas Empresas Públicas de Medellín, Codensa y Helm Bank han mostrado su interés por salir a este mercado, aprovechando los menores costes con los tipos de interés en mínimos del 4%. El renovado apetito por los activos de riesgo ha llevado a las empresas colombianas a inundar los mercados internacionales con nuevas emisiones de deuda. Según los últimos datos oficiales, las empresas locales han emitido un récord de 6.140 millones de dólares en papeles este año, comparado con los cerca de 3.100 millones registrados en 2008. La cifra podría aumentar hasta finales de año, ya que firmas como las eléctricas Empresas Públicas de Medellín, Codensa y Helm Bank han mostrado su interés por salir a este mercado, aprovechando los menores costes con los tipos de interés en mínimos del 4%.

Los inversores cuentan con el buen desempeño que la deuda pública colombiana registra en el mercado internacional, que hoy se situaban a un precio del 120,39% con una rentabilidad asociada del 3,76%, la más atractiva de la región.

Pero de momento, la deuda corporativa es la que se puede llevar el gato al agua. Una de las emisiones más esperadas es la de EPM Telecomunicaciones, que pertenece al grupo Empresas Públicas de Medellín. Para los especialistas, la colocación tendrá muy buena acogida en los inversores porque, entre otras razones, los bonos por valor de 200.000 millones de pesos que salieron al mercado en el año 2000 tienen una calificación “AAA” (Triple A), lo que le da mayor seguridad al mercado.

Hasta el momento, la compañía ha colocado bonos en los mercados internacionales por valor de 500 millones de dólares. Esta emisión tuvo una demanda de seis veces el monto emitido. En el primer semestre del año, la empresa obtuvo un beneficio neto de 61.645 millones de pesos.

Los expertos aseguran que el buen momento para los emisores de deuda corporativa durará hasta el primer trimestre de 2010, pues en el corto plazo no se espera que el Banco de la República vaya a subir las tasas de interés. Además, las perspectivas de recuperación económica en el país son cada vez más evidentes. El FMI asegura en sus últimas estimaciones que el PIB del país cerrará 2009 con una tasa positiva del 0,3%, mejorando las perspectivas que tenía a mediados de año, en las que se apuntaba a una caída económica del 1,3%.

Uno de los mayores problemas a los que se enfrenta la economía colombiana es la elevada tasa de paro que registra el país, del 11% según las últimas cifras oficiales. Sin embargo, el Gobierno de Álvaro Uribe ha puesto en marcha un plan de infraestructuras para lograr generar empleo. La deuda emitida por el país en el último año podría servir para financiar parte de estas obras.

Latinoamérica. La disminución de la aversión al riesgo en los mercados financieros también se ha traducido en una reducción de las primas de riesgo sobre toda la deuda soberana latinoamericana hasta cotas próximas a las existentes en septiembre de 2008, justo antes de la quiebra de Lehman Brothers.

Uno de los países en los que más se ha hecho notar este apetito por el riesgo es Argentina. El precio por asegurar deuda estatal argentina con vencimiento a cinco años por valor de 10.000 dólares es de 165 dólares, un 74% menos que al cierre de 2008, cuando los CDS (Credit Default Swaps) se pagaban a 743,5 dólares.

La caída de la prima de riesgo se produce además en un momento en que el país presidido por Cristina Fernández comienza a recuperarse. Según el último informe del Banco Central argentino algunos indicadores comenzaron ya en el segundo trimestre a mostrar señales de estabilización. Así, comienza a repuntar la actividad manufacturera gracias a un incipiente alza de las exportaciones, y el consumo privado también parece estabilizarse.

El punto negro lo marca la construcción, cuyo retroceso podría acentuarse ante la caída de la inversión pública. En este escenario, las previsiones económicas incluidas en el Proyecto de Presupuestos 2010 muestran para el próximo año un crecimiento del 3%. Menos optimista, el consenso del mercado espera no obstante un crecimiento del 1,8%.

Otro país latinoamericano en que se ha reducido notablemente la prima de riesgo es Chile, hasta el punto de que los CDS sobre la deuda del país sudamericano están ya más bajos que los de España, cuando a finales del año los doblaban.

El precio por asegurar los bonos chilenos ha caído un 70,8% este año hasta pasar a ser de apenas 59,2 puntos, mientras que los CDS españoles se sitúan en 68,5 puntos, con una caída en los 10 primeros meses del año de un 32%.

La economía chilena, muy dependiente de las materias primas, se encuentra bien preparada para retomar la senda del crecimiento ante las medidas anticíclicas aprobadas por el Gobierno y la reactivación de sus socios comerciales. Según el FMI, Chile pasará de contraerse un 0,7% en 2009 a crecer un 3,6% en 2010.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA