Por la senda de las reformas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

En plena campaña para las elecciones locales las tensiones entre los principales partidos que forma el ‘Pacto por México’ están a flor de piel poco después del desencuentro que amenazó con destruir esta colaboración. Pero a pesar de ello, el país centroamericano continúa la negociación de las reformas incluidas en el acuerdo. En poco menos de un mes, el 7 de julio, se celebrarán en México las elecciones en el Estado de Baja California y en más de 900 municipios. Por ello, en plena campaña, las tensiones entre los principales partidos que forma el ‘Pacto por México’ están a flor de piel poco después del desencuentro que amenazó con destruir esta colaboración. Pero a pesar de ello, el país centroamericano continúa la negociación de las reformas incluidas en el acuerdo.

De esta manera, el PRI, PAN y el PRD mantienen la agenda política para las próximas semanas y meses dejando a un lado la batalla por los ejecutivos locales. Este verano se reunirán en dos períodos con el fin de sacar adelante las dos primeras reformas del ambicioso paco impulsado por el presidente Peña Nieto, informa el diario El País.

Las medidas más urgentes que deben adoptar las tres formaciones mexicanas son la reforma energética y la financiera, que esta previsto que se den a conocer en septiembre. Se sumarán a las ya aprobadas, la educativa y la de las telecomunicaciones, unas reformas que tampoco abandonaran para seguir avanzando sobre ellas.

Entre el 15 y el 30 de julio, debatirán Congreso y Senado debatirán para sacar adelante una ‘ley de tranparencia’. Un tema ‘peliagudo’, pues fue la causa del enfrentamiento entre el PRI y el PAN que estuvo apunto de poner fin al proyecto. Además, tratarán de ponerse de acuerdo sobre el endeudamiento de los Estados, con el objetivo de evitar el crecimiento de las deudas estatales.

Por otro lado, en la segunda quincena de agosto, se profundizarán y desarrollarán en el Congreso mexicano las leyes que apoyan las reformas educativa y de telecomunicaciones.

Con todas estas medidas, puede que el Gobierno de Peña Nieto busque convertir a México en un país de clase media, algo que aún no se ha conseguido, según apunta un estudio realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y publicado esta semana.

El informe revela que la clase media creció en México cuatro puntos porcentuales en la primera década de este milenio, pasando del 35,2% al 39,2% de la población, pero este porcentaje se sitúa aún muy por debajo del 59,1% de los mexicanos que pertenece a la clase baja. El 1,7% restante, pertenecería a la clase alta.

Además, el INEGI ha subrayado la diferencia de clases entre la población rural y la urbana. Y es que, según lo que han podido observar al realizar el estudio, en 2010 la clase media en las ciudades ascendía al 50% de la población, mientras que en el campo, este porcentaje se queda en el 26%.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA