Paros y protestas constantes

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las protestas y movilizaciones a las que se enfrenta Brasil en días previos al Mundial de Fútbol dejan el país paralizado. Si a eso se le suma que los estadios aún no están terminados, todo apunta a escasa planificación por parte del Gobierno de Dilma Rousseff. Las protestas y movilizaciones a las que se enfrenta Brasil Mundial de Fútbol dejan el país paralizado. Si a eso se le suma que los estadios aún no están terminados, todo apunta a escasa planificación por parte del Gobierno de Dilma Rousseff.

Tal es la magnitud de ello, que el ministro de Deportes de Brasil, Aldo Reblo, se ha mostrado incapaz de comprometerse a que el país esté listo para el evento,

En declaraciones al diario deportivo AS ha comentado que “cuando uno lidia con un evento tan grande como la Copa del Mundo, no hay forma en la que puedas poner un diploma en la muralla que diga que estás listo”.

Según él, en un evento de estas características hay que “estar preparado cada día. Todos los implicados deben trabajar las 24 horas del día”.

Además, ha asegurado que han hecho todo lo posible para tenerlo todo listo para la fecha clave, que es el jueves de la semana que viene.

Dichas declaraciones las compartió el ministro con el diario deportivo un día de huelga en el que los trabajadores paralizaron la ciudad de Sao Paulo, en la que ha sido (de momento) la última.

En esta ocasión, la policía, conductores de autobuses y profesores entre otros han hecho huelgas y han provocado dudas entre la organización del Mundial.

“Hay muchas obras en curso”, al menos eso lo ha comentado , el secretario general de la FIFA, Jerome Valcke. , “Yo diría que es algo normal, y más cuando se tiene en cuenta que los estadios fueron entregados tarde”. Pese a este contratiempo, ha asegurado que no hay temores para los próximos días.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA