Pacto en crisis

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, quiere dar por finalizada la que ha supuesto primera crisis desde que llegó al Gobierno y que ha puesto en peligro una de sus principales apuestas, el Pacto por México. Según ha anunciado el mandatario, después de varios escollos, el acuerdo con los principales partidos de la oposición (el PAN y el PRD) sigue adelante. El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, quiere dar por finalizada la que ha supuesto primera crisis desde que llegó al Gobierno y que ha puesto en peligro una de sus principales apuestas, el Pacto por México. Según ha anunciado el mandatario, después de varios escollos, el acuerdo con los principales partidos de la oposición (el PAN y el PRD) sigue adelante.

“Reconozco el acuerdo de los presidentes de las tres fuerzas para reanudar el diálogo al interior del Pacto y seguir avanzando en la agenda de reformas”, ha asegurado Peña Nieto en la inauguración de la Convención Nacional Bancaria.

Así, la reforma financiera, que estaba lista para anunciarse esta semana pero fue suspendida por la crisis de la alianza, será presentada en los próximos días, ha señalado en dicho evento el mandatario mexicano.

Todo empezó la semana pasada, cuando el PAN presentó a la prensa unas grabaciones en las que a secretaria de Desarrollo Social de México, Rosario Robles, y el gobernador de Veracruz, Javier Duarte, mantenían reuniones para organizar una operación electoral con el fin de favorecer al PRI en las elecciones locales. El partido de la oposición pidió que estos fueron cesados de sus cargos, pero el Gobierno de Peña Nieto no estaba por la labor.

El mandatario mexicano mostró su apoyo a la secretaria en un acto público. “Que sigan aquellos criticando las acciones, porque a otros los ocupan las elecciones; a nosotros nos ocupa y nos compromete acabar con el hambre de México”, dijo Peña Nieto en la inauguración de la Cruzada Nacional contra el Hambre.

Ante esta situación el PAN anunció a comienzos de esta semana que abandonaba los actos del Pacto por México, lo que provocó que se cancelara al día siguiente la prevista presentación de la reforma bancaria para facilitar los préstamos a las pequeñas y medianas empresas.

Con la amenaza del fin del acuerdo entre las principales fuerzas políticas del país, Peña Nieto y su Ejecutivo decidió entonces ‘bajarse los pantalones’ y ofrecer varias concesiones a la oposición. El Gobierno se comprometió a ofrecer transparencia en relación a los beneficiarios de programas sociales con el objetivo de acabar con el desencuentro.

Los partidos de la oposición han dado el visto bueno a la propuesta del mandatario y parece que el Pacto por México, la ambiciosa alianza del equipo de Peña Nieto, seguirá adelante con la reanudación de la agenda de actos y reuniones.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA