Nuevos parlamentarios

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los principales líderes del movimiento estudiantil chileno se han embarcado en una nueva ‘lucha’. En esta ocasión, quieren tener voz escaños en el Congreso. Para ello, tienen previsto presentarse a las próximas elecciones generales del 17 de noviembre, según informa elpais.com. Los principales líderes del movimiento estudiantil chileno se han embarcado en una nueva ‘lucha’. En esta ocasión, quieren tener voz escaños en el Congreso. Para ello, tienen previsto presentarse a las próximas elecciones generales del 17 de noviembre, según informa elpais.com.

Para poder conseguir representación parlamentaria, su cabeza visible y líder en esta aventura política sería el rostro más conocido de este movimiento: Camila Vallejo. La geógrafa de 25 años quiere convertirse en diputada en una zona de la clase media de la capital chilena, La Florida.

El expresidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica (FEUC), Giorgio Jackson, ha retado a los partidos políticos de siempre y quiere ser diputado en Santiago. El líder de Revolución Democrática está recolectando firmas para conseguir su candidatura y quedarse con una de las zonas más importantes de Chile.

Gabriel Boric, expresidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FEch) también presentó su candidatura por Magallanes, en el extremo sur del país: “Si salgo elegido, apoyaré las marchas, los paros y movilizaciones. El sistema se cambia desde dentro”, comentó el dirigente del movimiento Izquierda Autónoma.

Son ya dos años los que lleva este movimiento luchando por la reforma educativa que aprobó el Ejecutivo de Piñera en mayo 2011. Este nuevo sistema educativo, prima lo privado por lo público. Los estudiantes reclaman un modelo gratuito y de calidad y recuperar la enseñanza pública, tanto en los colegios como en las universidades.

Desde que se instaló esta reforma, los estudiantes han logrado poner en jaque al Gobierno chileno. Ya consiguieron el año pasado que llevar a los tribunales a diferentes instituciones de educación superior que ganaban dinero, algo prohibido por la ley chilena.

En la actualidad, los estudiantes llevan confinados en el edificio más emblemático de la Universidad de Chile, la Casa Central, desde el pasado lunes. Aprobaron el quedarse de manera indefinida en este lugar y ya son 19 las universidades chilenas que secundan esta ocupación.

Aunque no sólo en el país andino hay movilizaciones estudiantiles. En Colombia, desde el pasado mes de marzo, los universitarios intentan imitar a los chilenos protestando por una reforma del sistema educativo muy parecida la que instauró Piñera en 2011. Estos días, en Argentina también se han movilizado alumnos de un colegio, pero por un motivo muy diferente al de estas dos naciones latinas. El alumnado del colegio Polivalente de Arte en Buenos Aires protesta por la poca seguridad del centro educativo, ya que algunos vándalos rompen ventanas y se meten a drogarse.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA