Nuevos enemigos para Cristina F. de Kirchner

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, que no goza de buena popularidad entre los ciudadanos como se puedo comprobar en las protestas de la semana pasada, se ha ganado a pulso el enfrentamiento con nuevos enemigos. La mandataria ha criticado en una comparecencia a las clases medias y altas por “la falta de solidaridad de algunos de ellos hacia los sectores que cuentan con menores recursos”. La presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, que no goza de buena popularidad entre los ciudadanos como se puedo comprobar en las protestas de la semana pasada, se ha ganado a pulso el enfrentamiento con nuevos enemigos. La mandataria ha criticado en una comparecencia a las clases medias y altas por “la falta de solidaridad de algunos de ellos hacia los sectores que cuentan con menores recursos”.

Además, durante su intervención, la jefa de Estado ha criticado al jefe de Gobierno de Buenos Aires, Mauricio Macri, pues en la ciudad “hay mucha gente que todavía no tiene casa”. Según ella ya es hora de hacer “cambios y acordar nuevas normativas”.

La presidenta argentina, por otro lado, ha preferido soslayar la protesta ciudadana en su contra y ha basado sus palabras en la crítica hacía los argentinos con más recursos. Según ella, ha visto “mucho desprecio hacia los más humildes”.

Estas críticas han venido por las declaraciones del exarquero José Luis Chilavert, que había reclamado que en Ezeiza “no se construyeran barrios populares para no desvalorizar su propiedad”. Ante ello, la Presidenta cargó contra la clase media y alta, a la que le pidió que recordara su pasado.

En un acto celebrado en el Museo del Bicentenario, la dirigente de Argentina se ha mostrado contundente, como suele ser su estilo. “Aquellos que son de clase media o media-alta tienen que entender que otras personas también tienen derecho a pertenecer a esa misma clase.”

Para dar fuerza a sus argumentos, Fernández se remontó a su origen humilde y destacó que ha podido llegar a ser presidenta dos veces. Además, también hizo especial hincapié en la “american way of life”, que defiende que un obrero “puede llegar a ser presidente”.

De ahí sus críticas cada vez más duras sobre las clases medias y altas de la sociedad argentina. “Algunos se creen miembros de la dinastía Romanov”. Para ella varios de estos argentinos no son lo suficientemente solidarios con los más pobres.

En otro orden de cosas, la Casa Rosada ha decidido, sin previo aviso, prohibir que los periodistas acreditados puedan estar en el Patio de las Palmeras, un lugar históricamente de libre circulación.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA