Mar y materias primas

Evo Morales, presidente de Bolivia
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Evo Morales asumió ayer su tercer mandato consecutivo en Bolivia prometiendo la vuelta del país “al mar con su soberanía”, en relación a la disputa que mantiene con Chile por la costa del Océano Pacífico. Sin embargo, su mayor desafío es la inminente caída de los precios del gas. «Nuestra demanda está bien encaminada. Por historia, por justicia y por derecho, un día vamos a volver al océano Pacífico con soberanía», ha asegurado el mandatario en su primer discurso tras jurar el cargo, según informa Europa Press, pronosticando la victoria de Bolivia frente a Chile en la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

En una guerra entre ambos países a finales del siglo XIX, Bolivia perdió 400 kilómetros de costa y 120.000 kilómetros cuadrados de superficie, que quiere recuperar.

Precisamente, la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, no ha acudido a la ceremonia de investidura de Morales, aunque sí lo ha hecho el presidente de la Corte Suprema de Justicia chilena, Sergio Muñoz. También han estado presentes la mandataria de Brasil, Dilma Rousseff o el Ecuatoriano, Rafael Correa.

Pero Morales deberá enfrentarse también a la caída de los precios de las materias primas. Ahora que los precios del petróleo están bajando precipitadamente, es de esperar que se resientan también los ingresos por el gas natural, la principal fuente de ingresos por exportaciones de Bolivia.

Gracias a los altos precios del gas, entre 2006 y 2014, Bolivia triplicó el Producto Interior Bruto (PIB) hasta los 30.600 millones de dólares, con tasas de crecimiento promedio de 5% al año que permitieron acumular reservas internacionales que superan el 50% del PIB.

Este avance económico fue otro de los puntos fuentes del discurso del presidente Boliviano. “En corto tiempo el Gobierno ha cambiado la situación social y económica del país”, ha señalado, para añadir que “la inversión estatal de 1997 a 2005 registró un crecimiento del 15%, y en nuestra gestión un crecimiento del 795%”.

Pese a ello, ha reconocido que “faltan profundizar y consolidar algunas políticas”, pero ha anunciado que “hasta 2020 nos comprometemos a reducir la extrema pobreza a un solo dígito, al 8% o 9%”, desde el 16% actual.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA