Lucha por la Educación

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los estudiantes chilenos no cesan en su batalla por una educación pública, gratuita y de calidad. Decenas de miles de universitarios han abarrotado este jueves las calles de Santiago de Chile en la tercera gran marcha del año en contra de las políticas educativas del presidente Sebastián Piñera. Los estudiantes chilenos no cesan en su batalla por una educación pública, gratuita y de calidad. Decenas de miles de universitarios han abarrotado este jueves las calles de Santiago de Chile en la tercera gran marcha del año en contra de las políticas educativas del presidente Sebastián Piñera. Los manifestantes han instado a los candidatos a sustituirle en el cargo el próximo noviembre a tener en cuenta sus reclamaciones.

La marcha, que según los organizadores superó los 80.000 participantes, fue acompañada por otras concentraciones convocadas en varias localidades de todos los puntos del país. A estas protestas se sumó una huelga en cerca de un centenar de sedes universitarias.

Con estos actos, los estudiantes han querido mostrar de nuevo su malestar con la política educativa de Piñera. En concreto, luchan por los préstamos universitarios de la banca que han de afrontar si desean estudiar una carrera. Se quejan de que este sistema de créditos, con intereses que pueden llegar a los 6,5%, no hacen más que generar profesionales que, una vez finalizados sus estudios se ven endeudados por pagar dichos créditos.

Muchos de ellos se han visto incluso embargados como consecuencia de estos préstamos, pues cuando quienes solicitan los créditos bancarios comienzan a trabajar, deben destinar casi todo su sueldo a cubrir los intereses adquiridos. Esta situación afecta a familias enteras que avalado a sus hijos en estos contratos para que pudieran realizar sus estudios.

Aunque ahora los préstamos universitarios son otorgados por el Estado con un interés del 2%, muchos estudiantes deben arrastrar aún enormes deudas. Por ello exigen que la educación superior en el país sea gratuita.

Esta reclamación es rechazada por el Gobierno de Piñera, pero también por muchos de los candidatos a sucederle en el cargo, que sostienen que la educación gratuita debe reservarse para aquellos sectores de la sociedad más desfavorecidos. Tan sólo la exmandataria Michelle Bachelet ha asegurado que, en caso de ganar las elecciones, promoverá una educación gratuita para todos. Pero los estudiantes se muestran reticentes y no se creen las promesas de la expresidenta.

A esto se suma el reciente escándalo en que se vio involucrado el ministro de Educación, Harald Beyer, que fue destituido del cargo e inhabilitado para desempeñar cargos públicos durante cinco años por el soborno y el lucro en las universidades chilenas por este sistema de créditos. Este escándalo acabó con el cierre de la Universidad del Mar y parte se sus alumnos aún no han sido reubicados.

Todo esto ha llevado de nuevo a los estudiantes chilenos a la calle, en la tercera marcha multitudinaria del año en defensa de la educación, que fue precedida por otra concentración en abril que reunió a 100.000 personas. La protesta de este jueves finalizó con disturbios y enfrentamientos con la policía.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA