Los presupuestos de Evo

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Bolivia está preparando tres medidas para 2013 con las que tienen la intención de agilizar la inversión pública. Entre ellas, el ministro de Economía, Luis Arce, plantea que los saldos en cajas y bancos se aprueben de modo automático. Bolivia está preparando tres medidas para 2013 con las que tienen la intención de agilizar la inversión pública. Entre ellas, el ministro de Economía, Luis Arce, plantea que los saldos en cajas y bancos se aprueben de modo automático.

De esta manera, estas tres medidas se articularán en la Ley del Presupuesto General del Estado (PGE) 2013. Estas medidas son: establecer que al finalizar cada año los saldos en caja y bancos se aprueben automáticamente, el Impuesto Directo a los Hidrocarburos y el fondo de compensación departamental, regalías y los recursos propios de municipios y gobernaciones sean automáticamente aprobados para ser invertidos desde el uno de enero.

El ministro ha asegurado que se ha decidido la primera medida para que el uno de enero los Gobiernos municipales y provinciales conozcan cuánto tienen en sus saldos en caja y bancos e inmediatamente empiecen a invertir y no busquen pretextos para no invertir”.

La tercera medida también ha sido sometida a análisis y Arce ha considerado que si existen mayores ingresos tributarios que excedan el “techo presupuestario” de los municipios, éstos se destinarán a la inversión de recursos de contraparte para proyectos de riego, saneamiento básico y desarrollo productivo efectuados con el Gobierno.

Aunque no ha sido el único que se ha lanzado a hablar de la situación económica del país. El ex gerente general de la Bolsa Boliviana de Valores (BBV) Armando Álvarez se ha mostrado pesimista y ha asegurado que la tasa de crecimiento proyectada para 2013 del 5,5% del Producto Interno Bruto (PIB) es insuficiente para reducir el índice de pobreza.

Estas palabras vinieron porque el propio ministro de Economía, Luís Arce, dio esta cifra y fue relativamente entusiasta, porque el 5,5% está por encima del 3,2% que se espera de media en Latinoamérica y el Caribe.

A lo que Álvarez no tuvo problema en dar su opinión: “en la media en el que los precios internacionales de las materias primas y la inversión pública de mantenga, es posible el crecimiento, pero no es un porcentaje suficiente para superar las cotas de pobreza del país”.

Alguien que también se mostró positivo fue el expresidente del Banco Central de Bolivia, Armando Méndez, que ha señalado que el hecho de que la tasa de crecimiento del país llegue al 5% es algo muy positivo.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA