Los estudiantes continúan en las calles

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los estudiantes chilenos no están conformes con la nueva reforma tributaria aprobada por el Congreso para aumentar el presupuesto destinado a la Educación, por lo que los líderes del movimiento estudiantil han llamado a boicotear las elecciones municipales que se celebrarán en Chile el próximo 28 de octubre. Los estudiantes chilenos no están conformes con la nueva reforma tributaria aprobada por el Congreso para aumentar el presupuesto destinado a la Educación, por lo que los líderes del movimiento estudiantil han llamado a boicotear las elecciones municipales que se celebrarán en Chile el próximo 28 de octubre.

El anuncio de los estudiantes se produjo tras una reunión con el ministro de Educación de Chile, Harald Beyer, a quien entregaron un documento con una serie de propuestas con el fin de encontrar una solución a su demanda de una educación pública y de calidad.

En la reunión participaron alumnos y profesores, que acusaron al Gobierno de no querer escuchar sus demandas. La cita culminó por tanto sin alcanzar ningún acuerdo entre las dos partes.

El presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECH), Gabriel Boric, dijo tras el encuentro que están dispuestos a avanzar para fortalecer a la educación pública y pretenden “terminar con el lucro y no seguir impulsando e mercado de la educación”.

Por su parte, Harald Beyer señaló que el diálogo con los estudiantes fue satisfactorio y escuchó sus peticiones a fin de seguir con la discusión y “mejorar los proyectos que ya están en el Congreso”.

Mientras tanto, los estudiantes anunciaron además que seguirán manifestándose hasta que su petición de un sistema de educación pública gratuito y de calidad se haga efectiva por parte del Gobierno.

El ajuste tributario fue aprobado el martes por una Comisión Mixta del Congreso y destinaría 1.000 millones de dólares a la educación, una cifra que los estudiantes consideran insuficiente para financiar la profunda reforma del sistema educativo al que aspiran.

El punto de la reforma fiscal de la Administración de Piñera que ha causado mayor controversia entre el Gobierno y la oposición es la disminución de impuestos para quien tenga hijos en colegios subvencionados.

Los contrarios a la reforma tributaria aseguran con esta medida se perjudicará de forma significativa a la educación pública, cada vez más abandonada por el Gobierno, ya que se están ofreciendo beneficios a quien decida optar por centros concertados.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA