Las fluctuaciones del sol

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Banco Central de Perú (BCP) ha anunciado un incremento de 25 puntos básicos en la tasa de interés de referencia, que varía del 1,75% anterior al 2% actual. Esta decisión entra dentro de los planes que el BCP ha puesto en práctica durante los dos últimos meses con la pretensión de retirar los estímulos monetarios, por lo que no ha sorprendido a los analistas financieros. El Banco Central de Perú (BCP) ha anunciado un incremento de 25 puntos básicos en la tasa de interés de referencia, que varía del 1,75% anterior al 2% actual. Esta decisión entra dentro de los planes que el BCP ha puesto en práctica durante los dos últimos meses con la pretensión de retirar los estímulos monetarios, por lo que no ha sorprendido a los analistas financieros.

Los expertos opinan que antes de que termine el año el instituto emisor tomará más medidas similares. Un informe emitido por la autoridad monetaria informa de que este incremento en la tasa de interés de referencia es una medida preventiva ante la fuerte demanda interna del país.

En el texto también se afirma que otra finalidad es la de retirar el estímulo monetario, para evitar las posibles presiones hiperinflacionarias y la fluctuación del tipo de cambio de la moneda.

Algunos analistas financieros esperan que el BCP continúe con su tendencia alcista en las tasas de interés de referencia. Prevén que podrá llegar a un 3,25% a finales de este año y que la cifra aumente durante el 2011 hasta un 5%,

En el informe, el BCP dijo que los futuros ajustes en la tasa de interés de referencia vendrán determinados por los datos macroeconómicos y su impacto en los factores que determinan la inflación.

El Banco Central ha informado de que el gasto privado y el público ha crecido de manera significativa en lo que va de año, lo que se ha reflejado en los principales indicadores de la producción y en una rápida recuperación. El crecimiento ha estado presente, sobre todo, en el sector manufacturero. Ha aumentado la demanda de electricidad y las importaciones, y el sector de la construcción ha crecido de forma rápida y dinámica. El crecimiento del PIB del país podría ser de un 6,6% este año, según analistas financieros internacionales.

Por otra parte, el Banco Central de Perú continúa con su tendencia de compra de divisas en el mercado internacional, que comenzó el 18 de junio con la intención de luchar contra las fluctuaciones del sol frente al dólar. Estas compras, además, forman parte de una política que el Banco mantiene desde hace cuatro o cinco años y según la cual interviene cuando las fluctuaciones en la moneda son muy fuertes, según informó a Americaeconomica.com Jorge Ramírez, analista de la firma peruana Grupo Coril.

Las fluctuaciones en la divisa peruana perjudican a Perú, país cuya economía está basada en gran medida en las exportaciones y, aunque en menor grado, en las importaciones. Resulta fundamental mantener un equilibrio en los movimientos del sol frente al dólar.

A lo largo de esta semana, el sol ha sufrido una fluctuación desde los 0,3479 dólares al cambio con los que cerró el lunes hasta los 0,3518 dólares que costaba cada sol al momento del cierre de esta edición.

Pero el tema de la fluctuación de la divisa no es el único problema al que se enfrenta el país latinoamericano. Esta semana, tres grandes asociaciones de empresarios de Perú han emprendido una lucha contra un proyecto de ley emitido que ha aprobado recientemente el Congreso y según el cual se limitará la extensión de las parcelas agrícolas en las regiones costeras del país a 40.000 hectáreas.

Confiep, la Cámara de Comercio de Lima y la Sociedad Nacional de Industria han publicado un informe contrario a esta propuesta del gobierno. En el documento dicen que el proyecto de ley puede ‘espantar’ a los inversores y que, legalmente, no es admisible. Las asociaciones de empresarios dicen que el proyecto de ley recuerda a las reformas agrícolas que la dictadura militar del general Juan Velasco realizadas durante las décadas de los ‘60 y los ‘70. Estas reformas tuvieron nefastas consecuencias económicas y sociales y desembocaron en un colapso en el sistema agrario.

Por otra parte, los habitantes de la capital sufren una situación insólita. Y es que en Lima hay escasez de gas licuado de petróleo, combustible muy extendido para el uso doméstico, industrial y automovilístico, y del cual el país es exportador. Pese a esta supuesta abundancia del gas, que en teoría hay suficiente para atender el mercado interno además de para exportar, el precio de la bombona empleada en las cocinas de las viviendas alcanzó el jueves un incremento del 10% en algunos puntos de la ciudad.

El gas, en efecto, existe, pero las deficiencias en las infraestructuras del país impiden que llegue a la capital. Se encuentra almacenado en un barco que no ha podido descargar debido a un oleaje muy fuerte que convierte una operación sencilla en una muy peligrosa. Las dos terminales portuarias más grandes, una propiedad de Repsol y otra de la empresa Zeta Gas, no tienen rompeolas. El poco gas que llega a Lima lo hace mediante camiones cisterna, lo que implica un aumento en el precio.

El presidente del Consejo de Ministros, Javier Velásquez Quesquén, asegura que se cubre el 70% de la demanda diaria de gas de Lima mediante medidas de urgencia. Por otra parte, algunos medios de comunicación informan de que el desabastecimiento afecta al menos al 40% del mercado. El gobierno de Piñera ha decidido dar prioridad a las demandas provenientes del uso doméstico e industrial, por lo que la mayoría de las gasolineras se han quedado vacías.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA