Inversiones nacionales

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Panamá ha invertido en lo que va de 2012 más 16.000 millones de dólares en el sector de la construcción. En concreto, el Gobierno ha invertido 15.000 millones, mientras que se calcula que el sector privado ha destinado 1.200 millones. Panamá ha invertido en lo que va de 2012 más 16.000 millones de dólares en el sector de la construcción. En concreto, el Gobierno ha invertido 15.000 millones, mientras que se calcula que el sector privado ha destinado 1.200 millones.

Así lo ha dado a conocer el presidente de la Cámara Panameña de la Construcción, Gastón Regis. Al parecer, ha sido uno de los ramos que más ha crecido a lo largo del año. Después de haber mostrado una época muy deprimida entre 2006 y 2008, la construcción parece haberse recuperado.

Lo demuestra de este modo, el ascenso evidente de más del 17% más que el año pasado (en 2011) en cuanto a permisos de construcción. La mayor parte de estas obras se han llevado a cabo en el Distrito capital, Colón, San Miguelito, David, Chorrera y Arraiján.

Regis ha señalado que “la industria es reflejo de lo que dice el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y las entidades financieras internacionales, que han señalado que Panamá ha tenido un desempeño fiscal por encima del 10%”.

Por sectores, los proyectos que más se han desarrollado han sido los del residencial dentro del mercado profesional, que se ha ubicado en un rango de entre 43.000 y 200.000 dólares. Aunque también se ha sabido que no hay muchos proyectos con un presupuesto de menos de 35.000 dólares.

La prensa internacional señala que esto se debe a que los costes de construcción se han elevado significativamente, y esto ha motivado a los desarrolladores a extender el rango de ventas para conseguir ganancias en este tipo de proyectos. Los gastos en materia laboral también han subido, lo que ha dificultado la propiciación de proyectos por debajo de este rango.

Por otro lado, se ha impulsado la construcción de galeras y edificios de oficinas, aunque en el caso de estas últimas, poseen un excedente de 500.000 metros. Mientras que otros megaproyectos como las hidroeléctricas se han quedado parados, tal y como señala el presidente por la objeción de las poblaciones aledañas a los ríos, y grupos ambientalistas que se oponen al uso de estos recursos.

Además, la vivienda social ha quedado en manos del Ministerio de Vivienda, que se encarga de suplir las residencias para familiares con ingresos bajos.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA