Infraestructuras

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Gobierno del presidente ecuatoriano Rafael Correa dedicará a lo largo de este año 7.200 millones de dólares (unos 5.383 millones de euros) en la realización de obras públicas, lo que supone una inversión nunca antes vista en el país latinoamericano. El Gobierno del presidente ecuatoriano Rafael Correa dedicará a lo largo de este año 7.200 millones de dólares (unos 5.383 millones de euros) en la realización de obras públicas, lo que supone una inversión nunca antes vista en el país latinoamericano.

Los más de 7.000 millones se utilizarán en el sector productivo, en el de las infraestructuras, algunas relacionadas con ayudas sociales y el desarrollo del talento humano, el de las carreteras y en el energético. Además, el sector hospitalario, el educativo y el inmobiliario también saldrán beneficiados de esta inversión.

La realización de obras dará trabajo a muchos ecuatorianos. Los empleados del sector de la construcción serán, como no podía ser de otro modo, los más beneficiados de este proyecto y se han mostrado especialmente ilusionados al respecto.

Estos 7.200 millones de dólares permitirán, como señalan en Telesur, mantener las cotas de crecimiento del país, que son de las más altas de toda Latinoamérica.

La Revolución Ciudadana, el proyecto impulsado por la coalición de movimientos políticos del presidente Correa y su movimiento Alianza PAIS, ha conseguido sacar de la pobreza a 1,3 millones de personas en Ecuador.

Estas inversiones en infraestructuras son muy necesarias, pues así podrá mantenerse el crecimiento económico al que se ha llegado con la Administración del presidente Correa. Muchos son los ecuatorianos que se sienten satisfechos con el ‘buen hacer’ del mandatario en temas económicos.

El analista económico Jorge Salgado ha asegurado que, sin lugar a dudas, la inversión pública “ha generado empleo, ha habido un problema de política social sin precedentes que hay que destacar, pero no hay que pensar solo en el largo plazo, hay que pensar en los desafíos actuales”.

Ha añadido también que en Ecuador hay un factor que juega en contra de Ecuador, el retraso de 35 años en la implantación de las infraestructuras necesarios. Desde hace siete años se han empezado a construir infraestructuras que eran necesarias en sanidad, educación y otros sectores.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA