En busca de alternativas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El sindicato de los extrabajadores de la aerolínea uruguaya Pluna ha modificado el plan de negocio de Alas-U, la compañía aérea de bandera que comenzaron a diseñar a finales del año pasado, para que pueda volar antes de que empiece la temporada turística de diciembre. El sindicato de los extrabajadores de la aerolínea uruguaya Pluna ha modificado el plan de negocio de Alas-U, la compañía aérea de bandera que comenzaron a diseñar a finales del año pasado, para que pueda volar antes de que empiece la temporada turística de diciembre.

La idea primaria de los sindicalistas sería utilizar los aviones Bombardier de la antigua Pluna, pero no es una posibilidad segura, puesto que estos aviones podrían ser requeridos para cobras las deudas que dejó la aerolínea.

De momento, y mientras deciden si corren el riesgo de volar con estos siete aviones, estudian las propuestas que el propio fabricante Bombardier les ha presentado para sustituir todas o algunas de esas aeronaves.

Aunque parece que no será está la opción que tenga más puntos, puesto que algunos dirigentes del sindicato han señalado que “sería una perdida de tiempo y dinero”, puesto que la compañía les ofrece otros modelos de aeronave.

Los siete Bombardier CRJ 900 que pertenecían a Pluna actualmente son administrados por un fideicomiso desde que cerrando la compañía, para poder utilizarlos sería necesario que los antiguos trabajadores negocien con ellos.

El sindicato no parece dispuesto a perder este negocio, que en sus tiempos fue el más rentable que poseía Pluna. Según comenta la prensa latinoamericana, la decisión sobre volar o no la tomarán, a más tardar, en junio.

De momento, los extrabajadores de la aerolínea están redactando la modificación del nuevo plan de negocio, que podría comenzar por dos o tres aviones para cubrir el puente aéreo y otro con un destino rentable.

A finales del año pasado, el Parlamento aprobó una ley que da prioridad durante seis meses para que los trabajadores de la antigua Pluna puedan arrendar o adquirir las aeronaves. Ese plazo se vence en junio. Por ello es que el gremio ya inició contactos con legisladores del Frente Amplio para que el Parlamento apruebe, en caso de ser necesario, una nueva ley que dé una prórroga.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA