¿El principio del arreglo?

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente de EEUU, Barack Obama, y los líderes republicanos de la Cámara de los Representantes han tenido un encuentro para intentar destrabar las negociaciones sobre el aumento de la deuda. Aunque aún no se ha llegado a ningún acuerdo. El presidente de EEUU, Barack Obama, y los líderes republicanos de la Cámara de los Representantes han tenido un encuentro para intentar destrabar las negociaciones sobre el aumento de la deuda. Aunque aún no se ha llegado a ningún acuerdo.

La prensa latinoamericana ha comentado que tras diez días de parálisis del Gobierno, tanto la casa Blanca como los republicanos parecen haber dado su brazo a torcer para resolver el asunto del techo de la deuda. Esto ocurre a siete días de la fecha límite.

La bancada republicana (ha perdido bastante popularidad en las encuestas debido al cierre parcial del Gobierno estadounidense) ha ofrecido un plan que extiende en seis semanas el techo de la deuda nacional.

Obama se reunió primero con los demócratas en el Senado, después con los republicanos, y todo apunta a una posible tregua.

La Casa Blanca ha remitido, a tenor de todo esto, un comunicado en el que ha informado que “tras una discusión sobre posibles caminos hacia adelante, no se tomó una determinación específica. El presidente espera seguir haciendo un progreso continuo con miembros de ambos partidos”.

Según el informe, la meta del presidente sigue siendo “asegurar que pagamos las facturas en las que hemos incurrido, reabrir el Gobierno y regresar al asunto del crecimiento de la economía, la creación de empleos y el fortalecimiento de la clase media”.

Durante el encuentro con los republicanos, estuvieron presentes el vicepresidente Joseph Biden, el secretario del Tesoro, Jack Lew, el jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Denis McDonough, y su número dos, Rob Nabors.

A la par que estas negociaciones, los demócratas han lanzado una campaña publicitaria en las redes sociales en la que culpan a los líderes republicanos por el cierre parcial del Gobierno que lleva más de una semana cebándose con 800.000 empleos públicos.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA