El campo se moviliza

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los agricultores costarricenses han denunciado en el Congreso las complicadas condiciones a las que se enfrenta el sector en plena celebración del Día del Agricultor. Los agricultores costarricenses han denunciado en el Congreso las complicadas condiciones a las que se enfrenta el sector en plena celebración del Día del Agricultor. En concreto, han pedido mejores condiciones de comercialización, titulación de tierras, programas de crédito e inversión en infraestructura.

Mayra Jirón, agricultora y representante de sus compañeros, ha denunciado que las 5.000 familias productoras de la zona, especialmente de fríjoles, se encuentran en condiciones críticas y a explicar que las actuales leyes no benefician nada al sector.

“Las materias primas y el abono son muy caros y a la hora de vender los productos quieren precios bajos. Es un insulto y así se pierden los productos”, es lo que ha señalado.

La sesión del Congreso en la que han asistido los agricultores fue organizada por el partido opositor PAC (Partido de Acción Ciudadana), que estuvo presente y atento a las quejas del sector. El diputado Jorge Gamboa ha señalado que el sector se encuentra en una situación de “abandono total”.

Según él, “el mayor problema de los agricultores locales es la comercialización interna y la competencia que enfrentan por los productos que llegan desde el exterior sin pagar aranceles”.

En su intervención señaló también que “por falta de voluntad política para darle apoyo, esta gente vive con incertidumbre”.

Así lo ha señalado también la dirigente de la Federación de Productores de Plátano del Atlántico, Marlene Madrigal, que ha asegurado que en los últimos 20 años, “debido a los tratados de libre comercio esta situación se ha complicado cada vez más”.

Ha comentado también que “todos los productos tienen los mismos problemas porque la estructura de financiamiento y distribución ha sido desmantelada”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA