Desacuerdos en México

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los empresarios (tanto mexicanos como extranjeros) han levantado sus voces contra la reforma fiscal del presidente mexicano, Enrique Peña Nieto. En concreto, han asegurado que piensan luchar hasta el final para que se oigan sus demandas. Los empresarios (tanto mexicanos como extranjeros) han levantado sus voces contra la reforma fiscal del presidente mexicano, Enrique Peña Nieto. En concreto, han asegurado que piensan luchar hasta el final para que se oigan sus demandas.

Según el diario español El País, todas estas críticas enturbian la tramitación de la reforma en el Senado, lo que no viene bien con un margen de menos de una semana. De hecho, empresarios y políticos trabajan estos días a contrarreloj para darle las últimas pinceladas al texto para que se apruebe o no.

El presidente Peña Nieta, a pesar de todo esto, ha intentado quitarle hierro al asunto y señalado que es normal que con este tipo de reformas se “generen polémicas” porque la “reforma es de gran calado y toca algunos intereses”.

En representación de los empresarios, la presidenta de la Cámara de Comercio Internacional (ICC) en México, María Fernanda Garza, ha señalado que con este texto “México pierde competitividad y quedará en desventaja porque muchas empresas extranjeras van a escoger otros países donde invertir”.

Aunque la situación no es mejor para los dueños mexicanos de empresas. Entre sus principales preocupaciones se encuentran el aumento de la tasa de tributación, la no deducibilidad de las prestaciones laborales como el seguro social o el incremento del Impuesto al Valor Añadido (IVA).

La presidenta de ICC ha asegurado que lo que todos esperaban era “medidas para formalizar el sector del empleo y, por el contrario, lo que va a conseguir es que muchas empresas decidan ser informales”.

Este argumento lo comparte la Confederación Patronal de la República Mexicana. A día de hoy, casi el 60% de los mexicanos trabaja en la informalidad, ajenos al sistema de impuestos.

De hecho, la queja generalizada en la calle es que la reforma, tal y como está, recae con mayores impuestos sobre las clases medias. De ahí que los empresarios se hayan erigido contra la bancada del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en el Senado, pues es el partido que tiene la llave de los cambios, ya que el partido del Gobierno, el Partido Revolucionario Institucional (PRI), no puede sacar en solitario la reforma.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA