Datos económicos

Cristina Fernández, presidenta de Argentina
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El pasado mes de agosto se disparó el déficit de las cuentas públicas y llegó a alcanzar los 1.877 millones de dólares. Si a ello se le descuentan las ayudas Banco Central de la República Argentina (BCRA) y la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSeS) la cifra toca los 18.400 millones. El pasado mes de agosto se disparó el déficit de las cuentas públicas y llegó a alcanzar los 1.877 millones de dólares. Si a ello se le descuentan las ayudas Banco Central de la República Argentina (BCRA) y la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSeS) la cifra toca los 18.400 millones.

Así al menos parecen asegurarlo las cifras publicadas por el Ministerio de Economía y que recoge Clarín. Según eso, en los primeros ocho meses de este año las cuentas públicas han aumentado un desequilibrio de 40.345 millones de dólares.

Todo esto, computa como ingresos corrientes y hace que el déficit real se eleve hasta el 178%, unos 119.000 millones, triplica a la misma cifra del año anterior.

A pesar de ello, según la revisión del Presupuesto 2014 que hizo el ministro de Economía, Axel Kicillof, en el proyecto para 2015 y a los gastos comprometidos más las transferencias previstas del Banco Central para lo que queda de año, se estima que el déficit fiscal real de este año se acercará a los 275.000 millones.

Esta subida del déficit se debe a que, a pesar de la mayor inflación, por la recesión y el freno del empleo, los ingresos impositivos y de la Seguridad Social fueron desacelerándose.

Por ejemplo, el pasado mes de agosto, los ingresos solo avanzaron un 28,3% mientras que el gasto total se ha incrementado un 49,3%. Pero si se consideran los ocho primeros meses, la recaudación se incrementó un 33,6%, y los gastos avanzaron un 46,5%.

El Instituto de Análisis Federal (Iaraf) ha asegurado que, por el lado del gusta público, “el crecimiento del 48,9% registrado en agosto estuvo impulsado principalmente por las transferencias corrientes al sector privado, lo que incluye tanto los subsidios a las familias como los subsidios económicos”.

En cambio, “las partidas, como gasto en personal y Seguridad Social vienen disminuyendo su ritmo de aumento en el último trimestre entre un 32,9 y 37,5%”, ha añadido el organismo.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA