Crisis en la CGT

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El sindicato bancario de Argentina ha decidido alejarse de los Moyano y de su Confederación General de Trabajo (CGT). Al parecer, el líder de la Asociación Bancaria no estaba de acuerdo con la forma de hacer las cosas del máximo dirigente sindical, Hugo Moyano. El sindicato bancario de Argentina ha decidido alejarse de los Moyano y de su Confederación General de Trabajo (CGT). Al parecer, el líder de la Asociación Bancaria no estaba de acuerdo con la forma de hacer las cosas del máximo dirigente sindical, Hugo Moyano.

Sergio Palazzo, secretario de los bancarios, ha asegurado que la intención de su grupo es mantenerse neutrales, de manera que no se sumarán a la central sindical oficial del siderúrgico, Antonio Caló.

La razón que ha esgrimido el dirigente es que no comparten la excesiva partidización de la CGT, aunque ha señalado que siguen “suscribiendo la agenda gremial de Moyano”.

A pesar de abogar por cierto encuentro, Hugo Moyano se ha enterado de esta decisión a través de los medios de comunicación. Tener que enterarnos “a través de los medios no es lo mejor”, se ha quejado el secretario de la CGT.

Esta baja ha supuesto, tal y como comenta la prensa latinoamericana, un duro golpe para Moyano, que pierde el gremio más poderoso sólo detrás del de los camioneros, al que él mismo pertenece. “Él me había dicho que se sentía muy identificado con el proyecto”, se lamentó Moyano.

Al parecer, según comentan fuentes cercanas al camionero, esta separación podría haberse producido por presiones de la Casa Rosada, que les prometió devolverles la gerencia de su obra social (en manos del Estado) si se alejaban de la CGT rebelde.

Aunque Palazzo las desmintió en cuantole fue posible. “El Gobierno ya nos ha ofrecido devolvernos la obra social, pero nosotros no la queremos porque está al borde de la quiebra”. Lo que realmente les ha hecho perder el contacto con Moyano ha sido su Partido por la Cultura, la Educación y el Trabajo.

“No queremos pertenecer a una CGT que sea un partido opositor”, ha asegurado el líder de los bancarios, que ha recordado que el 31 de julio habrá elecciones en el gremio y espera volver a ser reelegido.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA