Continúa la batalla

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

‘Los Moyano’, líderes del sindicato opositor del Gobierno argentino, siguen adelante con su pulso con Cristina F. de Kirchner y mantendrán su convocatoria de huelga general para el 20 de noviembre ¿La razón? Insisten en el impuesto a las Ganancias. Pero la llamada al paro viene después de unas masiv ‘Los Moyano’, líderes del sindicato opositor del Gobierno argentino, siguen adelante con su pulso con Cristina F. de Kirchner y mantendrán su convocatoria de huelga general para el 20 de noviembre ¿La razón? Insisten en el impuesto a las Ganancias. Pero la llamada al paro viene después de unas masivas protestas de los argentinos para mostrar su rechazo a las políticas de la presidenta.

La presidenta ha anunciado que los que ganan hasta 25.000 dólares brutos al año, estarán exentos de pagar el impuesto sobre el aguinaldo. También ha señalado que no actualizará el mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias.

La Confederación General de Trabajadores (CGT) de Moyano ha considerado que esta iniciativa es “una burla y una falta de respeto. Se trata de una farsa, una mentira más de este Gobierno”. Ha señalado también que esto es poner un parche, porque “los trabajadores van a tener que seguir pagando Ganancias todo el resto del año”.

Por su parte, el cegetista oficial, Antonio Caló, no ha podido acudir a la intervención de Fernández, en la que la presidenta dio a conocer estos datos, pero si que ha dado su opinión al alegar que “es una medida muy positiva y aligerará la situación”. Para él, “supondrá un alivio para muchos trabajadores”.

Aunque no todo son palabras bonitas entre los simpatizantes del Gobierno. Sin darse a conocer, uno de ellos ha señalado que esta modificación es “una flor de cagada. La verdad es que esperábamos algo más que la excepción del aguinaldo”.

En cualquier caso, no han sido los únicos que han dado su opinión al respecto. El líder de la Central de Trabajadores de Argentina (CTA), Pablo Micheli, ha coincidido con Moyano: “Lo de Cristina es una vergüenza, un agravio, una tomadura de pelo, con esto han conseguido que la idea de la huelga cobre más fuerza”.

‘Los Moyano’ mantienen la convocatoria de huelga general tras solicitar a Cristina F. de Kirchner una paga adicional de 4.000 dólares como compensación del impuesto de ganancias en los salarios de los trabajadores argentinos.

Aunque no ha sido el único que lo ha pedido, el mecánico Ricardo Pignanelli ha hecho la misma jurada, aunque por separado, ya que son rivales en los diferentes gremios de trabajadores, pues el líder de Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (SMATA) es un dirigente muy cercano al Gobierno.

A pesar de coincidir en lo que quieren, cada uno tiene sus métodos. Mientras que el sindicalismo cercano a Cristina Fernández hace gestiones para actualizar el impuesto, la Confederación General de Trabajadores (CGT) de Moyano ha llamado a los ciudadanos a la huelga.

Actualmente alrededor de dos millones de trabajadores entran en el Impuesto de Ganancias: la pagan los trabajadores sin cargas de familia que tienen un sueldo neto de más 5.782 dólares y los casados con dos hijos que cobran más de 7.998 dólares. Los sindicalistas disidentes consideran que este gravamen incluye a casi todos los trabajadores.

Urgara, el sindicato que agrupa a los recibidores de granos, exigirá “algún premio o compensación por los descuentos que sufren los trabajadores por Ganancias. El impuesto se lleva alrededor del 8% del salario”, ha asegurado el dirigente Pablo Palacio. La idea del gremio es que el bono se pague recién en el primer trimestre de 2013, es decir cuando se espera el Gobierno haya actualizado el impuesto.

Los sindicatos han exigido estas medidas a la presidenta después de que miles de personas se echaran a la calle en Argentina cacerola en mano para protestar contra las políticas del Gobierno de Crsitina F. de Kirchner. El excesivo proteccionismo, la corrupción y la posible puesta en marcha de una reforma constitucional para permitir que la presidenta pueda presentarse como candidata a un tercer mandato son las razones que llevaron a los argentinos a una masiva protesta convocada a través de las redes sociales.

Se trata de la segunda cacerolada en un par de meses, después de que el pasado 13 de septiembre miles de argentinos, hartos de las medidas de Cristina F. de Kirchner abarrotaran las calles de varias ciudades.

El denominado 8N fue convocado en principio a través de las redes sociales y posteriormente se sumaron los partidos de la oposición. La concentración principal tuvo lugar en Buenos Aires, donde los ciudadanos protestaron contra la inseguridad, la restricción para la compra de dólares y la próxima aplicación de la ley de medios audiovisuales.

Pero no sólo se han alzado voces contra la mandataria en el país latinoamericano, los argentinos residentes en el extranjero se sumaron también a la protesta. En Nueva York cientos de indignados hicieron sonar sus cacerolas contra la presidenta en el consulado argentino en dicha ciudad.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA