Caso Lava Jato

Estación de servicio de Petrobras
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Congreso peruano ha creado el pasado jueves una comisión que investigue si las empresas brasileñas vinculadas al caso de corrupción Lava Jato, Petrobras entre ellas, pagaron sobornos para realizar obras en Perú durante los últimos tres ejecutivos del país. El Congreso peruano ha creado el pasado jueves una comisión que investigue si las empresas brasileñas vinculadas al caso de corrupción Lava Jato, Petrobras entre ellas, pagaron sobornos para realizar obras en Perú durante los últimos tres ejecutivos del país.

La investigación, como señala El Espectador, se centrará en los gobiernos de Alejandro Toledo (comprendida entre 2001 y 2006), la segunda gestión de Alan García (entre 2006 y 2011) y el actual del presidente Ollanta Humala.

La fiscalía peruana ha tomado está decisión tras haber leído en diversos medios la facilitación de obras a cambio de dinero por parte del Gobierno peruano. Aunque ya empezó a tomar algunas medidas desde agosto, tras las investigaciones de sus pares en Brasil.

Una de las obras en las que participaron algunas empresas brasileñas fue, por ejemplo, la carretera interoceánica construida entre 2005 y 2011 que tuvo un coste de 2.000 millones de dólares. La gigante Odebrecht se encargó del segundo y tercer tramo de los cinco que se hicieron y ha considerado no haber realizado ninguna irregularidad.

Del cuarto tramo se encargaron las también brasileñas Andrade y Gutiérrez, Camargo Correa y Queiroz Galvao. En 2009 Brasil realizó una investigación y determinó que hubo sobornos por parte de Camargo Correa en Perú entre 2008 y 2009.

Otra de las empresas que tiene obras en Perú es OAS, implicada en Lava Jato, el mayor caso de corrupción de Brasil, en el que las principales constructoras del país formaron un grupo para manipular licitaciones de Petrobras mediante el pago de sobornos a directivos de la firma cercanos a partidos políticos y repartirse las ganancias.

La crisis de Petrobras ya le ha costado a la empresa estatal 2.000 millones de dólares y en el caso de firmas como Odebrecht y OAS se encuentran en la cárcel debido a la investigación realizada en Brasil.

En el caso de Perú, es la primera vez que se realiza una investigación al respecto pero no la primera que ‘suenan campanas’. Antes de las investigaciones de agosto, un empresario investigado en Lava Jato, Ricardo Pessoa, reconoció haberse reunido con un representante del presidente Humala.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA