¿Buena ventura?

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Perú, primer productor mundial de plata, segundo de cobre y sexto de oro, goza de un excelente momento que puede verse perjudicado si los sindicatos comienzan a utilizar las huelgas como arma de presión. Los trabajadores de las tres minas peruanas de Buenaventura han llegado al extremo de continuar con las movilizaciones a pesar de que el Gobierno de Alan García las ha declarado ilegales. Fuentes de Buenaventura han asegurado a Americaeconomica.com que los sindicatos quieren conseguir de esta manera lo que por ley no les pertenece. Perú, primer productor mundial de plata, segundo de cobre y sexto de oro, goza de un excelente momento que puede verse perjudicado si los sindicatos comienzan a utilizar las huelgas como arma de presión. Los trabajadores de las tres minas peruanas de Buenaventura han llegado al extremo de continuar con las movilizaciones a pesar de que el Gobierno de Alan García las ha declarado ilegal. Fuentes de Buenaventura han asegurado a Americaeconomica.com que los sindicatos quieren conseguir de esta manera lo que por ley no les pertenece.

Los trabajadores de las tres minas peruanas de Buenaventura han desafiado al Gobierno de Alan García y continúan con las movilizaciones que iniciaron el pasado sábado a pesar de que el Ministerio de Trabajo haya declarado las huelgas ilegales. La Federación Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos y Siderúrgicos ha anunciado que continuará con la paralización general iniciada el pasado sábado en tres yacimientos que explota la Compañía Buenaventura porque la empresa se resiste a enviarles el informe de utilidades del 2006 hasta el 2009.

La huelga fue convocada en principio por los sindicatos para exigir salarios más altos y una mayor transparencia financiera de Buenaventura. En un comunicado, la compañía minera ha asegurado que los pagos de participación de utilidades, legalmente definido como el 8% de beneficios antes de impuestos, siempre han sido realizados de conformidad con la ley.

Según Luis Castillo, secretario general de la federación, son 1.380 trabajadores los que están en huelga, y le cuestan a la empresa un millón y medio de dólares diarios en pérdidas.

Esta semana estas tres huelgas han sido declaradas ilegales por el Ministerio de Trabajo del país andino. Si se confirma la ilegalidad de las huelgas la compañía podría empezar a despedir a los trabajadores.

Carlos Gálvez, director financiero de Buenaventura, ha indicado en los medios locales que al declarase ilegal las tres minas ellos tienen el derecho de despedir a los trabajadores que incitaron a las movilizaciones, aunque ha querido dejar claro que no erala opción preferida.

Las unidades de Buenaventura que se habían visto afectadas por la protestas eran la productora de plata Uchucchacua, en Lima, y las de oro Orcopampa y Antapite, en las zonas andinas de Arequipa y Huancavelica, respectivamente.

Algunos analistas consideran que si este tipo de huelgas se extienden por el país el buen momento que vive el sector minero podría comenzar a deteriorarse. Fuentes de la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía de Perú (Snmpe) han asegurado a Americaeconomica.com que el país se ha convertido en el segundo mayor productor mundial de cobre durante 2009 con una producción de 1.273.000 toneladas métricas del mineral. Perú avanza un puesto en el ranking mundial, y se sitúa por delante de EEUU y sólo por detrás de Chile.

La distancia que separa a Perú de Chile, con una producción cuatro veces mayor, podrá acortase en los próximos años, cuando Perú previsiblemente aumente un 70% su producción con sus diversos proyectos mineros. Sólo el proyecto Río Blanco, que aún no está aprobado, podría incrementar la producción nacional de cobre en casi un 18%.

El presidente de la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía de Perú, Hans Flury, ha asegurado que en los próximos años se invertirán 35.000 millones de dólares en el sector minero, incluidos los proyectos de cobre. Sin embargo, ha advertido que el ruido político y los conflictos que generarían las diferentes huelgas podrían afectar esas inversiones.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA