Argenis Chávez promete, Hugo no responde

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Después de varios días de especulaciones sobre la salud de Hugo Chávez y sin noticias de él, el mandatario bolivariano ha vuelto a reaparecer en Twitter. Casi en el mismo momento, su hermano, Adán Chávez, informaba de la posibilidad de su regreso desde La Habana dentro de “10 o 12 días”. Sin embargo, y en contra de lo que pueda parecer, no son estos dos hermanos los que acaparan las miradas de los observadores. Argenis, el menor de los Chávez, era nombrado viceministro de Desarrollo Eléctrico de Venezuela y lo hacía derrochando energía. En diciembre, aseguraba, los apagones habrán finalizado. Muchos dudan de que tal promesa pueda llevarse a cabo. Después de varios días de especulaciones sobre la salud de Hugo Chávez y sin noticias de él, el mandatario bolivariano ha vuelto a reaparecer en Twitter. Casi en el mismo momento, su hermano, Adán Chávez, informaba de la posibilidad de su regreso desde La Habana dentro de “10 o 12 días”. Sin embargo, y en contra de lo que pueda parecer, no son estos dos hermanos los que acaparan las miradas de los observadores. Argenis, el menor de los Chávez, era nombrado viceministro de Desarrollo Eléctrico de Venezuela y lo hacía derrochando energía. En diciembre, aseguraba, los apagones habrán finalizado. Muchos dudan de que tal promesa pueda llevarse a cabo.

De que el sistema eléctrico venezolano vive un momento crítico, dan buena cuenta la gran cantidad de apagones que vive el país casi a diario y el estado de las infraestructuras. No en vano, el sector empresarial lanzó esta semana una estimación de la inversión que haría falta para su correcto funcionamiento, 14.000 millones de dólares. Según las palabras del economista Jorge Botti, encargado de la presentación del informe que trata esta cuestión, “hay que hacer una revisión completa y profunda” del mismo.

El economista calcula que harán falta cuatro años para aplicar un programa que verdaderamente termine con el problema, que no consistiría en “comprar pequeñas plantas de generación” sino en » corregir la demanda de potencia y no la de consumo”. Por el contrario, cuando apenas restan nueve meses para las elecciones presidenciales de 2012, es el proyecto el que debe adaptarse a un escaso periodo de tiempo y no al contrario.

Bajo esta premisa, el propio Hugo Chávez, tras caer estrepitosamente en las elecciones a la Asamblea Nacional de septiembre de 2010, se comprometió a construir, antes de 2012, 250.000 viviendas. Además de ser prácticamente imposible de lograr (por falta de insumos entre otras cosas), demuestra la necesidad del chavismo de recuperar votos en el momento más crítico para el proyecto. Esto parece haberlo entendido a la perfección el nuevo viceministro, que ha realizado su propia promesa, esta también, imposible de cumplir.

Porque, pese al halo que, por el momento, protege al menor de los Chávez de las críticas, lo cierto es que ni él ni el mandatario tienen una varita mágica. La enfermedad que ha llevado a Hugo Chávez a permanecer postrado en Cuba en proceso de recuperación (tuvo que ser operado de urgencia de un absceso pélvico en La Habana) que no tiene una fecha concreta para su finalización, ha demostrado, para aquellos que no terminaban de creérselo, que el líder bolivariano es tan terrenal como cualquiera de nosotros, algo que, entre otras cosas, le impide realizar milagros.

Pero el problema para el presidente venezolano, tan aficionado a los grandes titulares como lo parece su hermano, es que, lo quiera o no lo quiera, los errores que pueda cometer Argenis serán asumidos como errores del propio mandatario. Es decir, la falta de palabra del nuevo viceministro de Energía, recaerá no tanto sobre este como sobre el propio Hugo Chávez. El golpe de efecto inicial, por la buena imagen del hermano menor, corre el riesgo de revertirse y regresar en forma de descrédito de la familia.

Mientras tanto, otro hermano, Adán Chávez, ejerce también de convencido bolivariano desde el Gobierno de Barinas, tierra natal de la familia. Llegó allí, según dice el periodista venezolano Juan Carlos Zapata, para “mejorar el clima de nepotismo y de los escándalos en torno a Argenis. Y Adán lo logró. Al menos paró la seguidilla de denuncias en contra de la familia”. Él ha sido el encargado de romper el silencio imperante en relación a la salud de Hugo.

“No sabemos exactamente cuándo regresa. Hay que esperar la evaluación de los médicos, pero en pocos días, en 10 o 12 días, el Presidente estará por acá», ha afirmado Adán tras regresar de Cuba. Poco después de que la noticia corriera como la pólvora y fuera refrendada por al PSUV (el partido no tiene apenas control sobre lo que haga u ocurra a su líder), Hugo Chávez ha vuelto a aparecer en Twitter para felicitar a su ejército y dar señales de vida.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA