Aprovechar el momento

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La buena situación económica que vive Latinoamérica es una oportunidad única que no pueden desaprovechar los países de la región. La crisis financiera que asola todo el planeta supone un momento sin igual para los mercados emergentes, entre los que se encuentra los países latinos, los cuales son el punto de mira de inversores extranjeros y países desarrollados. La buena situación económica que vive Latinoamérica es una oportunidad única que no pueden desaprovechar los países de la región. La crisis financiera que asola todo el planeta supone un momento sin igual para los mercados emergentes, entre los que se encuentra los países latinos, los cuales son el punto de mira de inversores extranjeros y países desarrollados.

Los países de Latinoamérica saben que éste es su momento, y no deben dejarlo pasar, porque quizá no vuelven a tener una oportunidad como la que están viviendo. Después de muchos años de dependencia exterior, de encontrarse los últimos de la cola viendo como los demás deciden por ellos, la situación se ha mejorado para la región latina.

Ahora cuentan con ellos, ya sea para importar como para invertir. La oferta de bonos latinos públicos nunca había sido tan demandada, nunca un país latino había llegado al octavo puesto, menos al top ten de potencias mundiales, como es el caso de Brasil, primera potencia de la región latina.

Varios son los estudios que reflejan esta excelente situación: tal y como refleja el Índice de Clima Económico (ICE), la región sube de 5,6 a 6,0 en el Índice de Clima Económico (ICE), según un informe presentado por el centro brasileño Fundación Getulio Vargas (FGV) y el Instituto de Investigación en Economía (Ifo) de la Universidad de Munich.

Por otro lado, el servicio de estudios del BBVA ha presentado un informe en el que revisa al alza su proyección para América Latina, y eleva en seis décimas, hasta el 5,2%, su crecimiento económico para este año. Se prevé que el impulso en el crecimiento continúe en 2011 y 2012, cuando la región crezca a un ritmo del 4,5% anual

Las divisas viven una situación paralela a las de sus economías. Las principales divisas de América Latina, como el peso mexicano y el real brasileño, han salido beneficiadas por la creciente confianza de los inversores en los mercados, y han cobrado un fuerte impulso frente al dólar. La apreciación del peso y el real ha sido motivada por los buenos resultados trimestrales de los bancos internacionales, con especial protagonismo de HSBC Holdings y BNP Paribas, que han superado todos los pronósticos.

Los analistas consultados consideran que las monedas locales que más se van a beneficiar de la recuperación económica mundial son el peso colombiano, el real de Brasil y, sobre todo, el peso mexicano, ya que la cotización de la moneda azteca está ligada a los indicadores estadounidenses y europeos, y en estos momentos el optimismo reina en sus mercados.

Además, la región entra en un proceso de integración que cada vez se consagra más fuertemente. La XXXIX Cumbre del Mercado Común del Sur (Mercosur) finalizó con la consecución de importantes acuerdos comerciales entre los que destaca la firma de su código aduanero (CAM), que supondrá una mayor integración dentro del bloque formado por Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay (con plenos derechos dentro de la organización).

Este código aduanero supone poner fin a las negociaciones que desde hace más de seis años se estaban efectuando entre los miembros de Mercosur. Esta entidad, que es la mayor productora de alimentos del mundo, tiene como países asociados a Chile, Colombia, Perú y Ecuador y dos más en proceso de integración como son Venezuela y Bolivia además de los territorios de pleno derecho anteriormente comentados.

Otro avance comercial, marcado como importante por los dirigentes de los países latinoamericanos, ha sido la aprobación de un acuerdo para la eliminación del doble cobro del arancel externo común (AEC), el cual no se había podido aplicar a lo largo de estos últimos años por los problemas que planteaban los países más pequeños (Paraguay y Uruguay).

A estos dos acuerdos hay que añadir otro que busca reducir la brecha económica que existe entre las dos mayores economías del bloque, como son Argentina y Brasil, y las dos menores, Uruguay y Paraguay.

Uno de los problemas que aún debe superar America Latina es la dependencia exterior, sobre todo la relacionada con EE.UU. y el dólar. Como se vio en el último capítulo protagonizado por la Reserva Federal, las bolsas latinas se resintieron de las decisiones de Washington. En cierres extraoficiales: el Bovespa de Brasil perdió 2,15%; el IPC de México dejó 1,91%; el Ipsa de Chile restó 2,05% y el Merval de Argentina descendió 2,21%.

Aún con este contratiempo, América Latina pasa por un momento sin igual. Aprovechar esta oportunidad puede ser crucial para su futuro, para conseguir ser la región de la que otras dependan.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA