Advertencia latina

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los líderes de la comunidad hispana de EEUU han querido lanzar un mensaje de advertencia al Congreso para recordar a Obama que la recuperación económica en el país dependerá en gran medida de la mejora en la situación de una minoría que en las presidenciales otorgaron el 66% de su apoyo al presidente. Este colectivo, que presenta los mayores índices de desempleo del país, se ha llevado la peor parte de la recesión, empezando por los innumerables embargos que se han producido en los últimos meses. Los líderes de la comunidad hispana de EEUU han querido lanzar un mensaje de advertencia al Congreso para recordar a Obama que la recuperación económica en el país dependerá en gran medida de la mejora en la situación de una minoría que en las presidenciales otorgaron el 66% de su apoyo al presidente. Este colectivo, que presenta los mayores índices de desempleo del país, se ha llevado la peor parte de la recesión, empezando por los innumerables embargos que se han producido en los últimos meses.

Durante una audiencia del Comité de Supervisión y Reforma Gubernamental de la Cámara de Representantes, los activistas instaron al Congreso a que apruebe medidas que mejoren las protecciones de los consumidores y propicien la creación de empleos.

Cifras. Según los datos ofrecidos por el Departamento de Comercio, el número de hispanos que cruzó el umbral de la pobreza el pasado año se elevó un 23,2%, frente a la subida del 8,2% de los asiáticos y del 24% de la población negra. El 13,2% de toda la población estadounidense se encuentra ya por debajo de este umbral (39,8 millones de personas) frente al 12,5% de 2007, después de que el año pasado esta cifra se elevara en 2,6 millones, la primera subida que registra la Casa Blanca desde 2004.

Según los criterios oficiales de Washington, el umbral de la pobreza se alcanza cuando la renta per cápita se sitúa por debajo de los 10.830 dólares.

La comunidad hispana también ha visto como los ingresos de las familias se redujeron un 5,6%, hasta alcanzar un promedio de 37.913 dólares anuales. La renta per cápita de los latinos es la más baja del país, también por detrás de los negros, que ganaron el año pasado una media por trabajador de 34.218 dólares, tras una caída del 2,8%.

Los ingresos medios por cada hogar estadounidense bajaron un 3,6% hasta los 50.303 dólares, la media más baja de los últimos 12 años. Aunque si se tiene en cuenta esta cifra ajustada a la inflación habría que remontarse hasta 1972 para encontrar unos ingresos por familia tan bajos. Las previsiones tampoco son nada halagüeñas, ya que se espera que hasta 2010 los ingresos de los hogares caigan otro 6%.

La recesión, que comenzó en diciembre de 2007, continúa afectando desproporcionadamente a las minorías, a juzgar por las estadísticas de desempleo, disparidades salariales y ejecuciones inmobiliarias, señalaron. Estas opiniones coinciden con la del Tesoro de EEUU, que esta misma semana publicó un informe en el cual pedía a algunas entidades como Bank of America que colaborasen más para reducir las tasas de embargo, que en algunos estados como Florida o California -con gran población latina- están superando todas las previsiones negativas.

Previsiones. Según el informe del Tesoro, Bank of America, junto a Wells Fargo, habría acelerado los procesos de embargo en al menos un 60% de los casos. Las cifras ofrecidas por la institución indican que se han hecho más de 360.000 modificaciones por 47 bancos durante el mes de agosto, a través del programa del gobierno llamado ‘Making Home Affordable’. Este programa intenta disminuir los embargos, modificando las hipotecas a las nuevas posibilidades y condiciones de los clientes.

Por este motivo el gobierno ha solicitado a los bancos que colaboren para que las personas no pierdan sus casas, aunque para algunos agentes inmobiliarios «no se ve gran esfuerzo de los banqueros para ayudar a parar las ejecuciones, tal vez porque están colapsados», dice Yanitza Ramírez, agente de la inmobiliaria nacional Coldwell Banker, en una entrevista otorgada al diario El Mundo.

Esta situación vuelve a poner a Bank of America en el punto de mira de las autoridades desde que el Congreso exigiese la semana pasada que explicase el proceso de compra de Merill Lynch, las conversaciones privadas que lo acompañaron y en qué invirtió la ayuda estatal que recibió. Hasta este momento, la entidad había logrado eludir estas cuestiones alegando que exponerlas públicamente podrían perjudicar su trayectoria y la de sus clientes.

En cualquier caso, los expertos afirman que el mercado inmobiliario no se va a estabilizar hasta 2012. En la actualidad el estado de Nevada tuvo la mayor tasa de ejecuciones hipotecarias en agosto, ya que uno de cada 62 hogares recibieron un aviso de subasta o desalojo, según publica RealtyTrac. Los embargos de agosto fueron un 53% más que el año anterior, esto representa unas 17.902 casas ejecutadas en tan sólo un mes, en ese estado.

La Raza. Janet Murguía, presidenta del Consejo Nacional de La Raza (NCLR), el organismo con mayor peso político en representación de la comunidad latina en EEUU, dijo a los legisladores que desde el inicio de la recesión, más de un millón de latinos han perdido sus empleos y, tan sólo este año, se calcula que unas 400.000 familias latinas podrían perder su casa debido a una ejecución inmobiliaria.

«Estas son estadísticas impactantes que exigen una respuesta audaz. No podremos encauzar nuestra economía hasta que las familias más golpeadas puedan conseguir empleos e hipotecas sostenibles, es así de simple», dijo Murguía, al advertir de que «lo peor está por venir».

La activista señaló que la crisis hipotecaria ha afectado a los latinos precisamente porque, como grupo minoritario, fueron presa de instituciones que les ofrecieron préstamos de alto riesgo. Los latinos tenían un 30% más probabilidades que los blancos de recibir un préstamo hipotecario con altos costos e intereses, señaló en su testimonio.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA