Adiós al imperio azteca

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El imperio de las telecomunicaciones del empresario Carlos Slim comienza a mostrar fisuras. En medio de unas relaciones no muy satisfactorias con el Gobierno de Felipe Calderón, el magnate mexicano ha visto cómo Telefónica, su mayor competidor, le arrebata clientes en su feudo. El imperio de las telecomunicaciones de Carlos Slim comienza a tener fisuras. En medio de unas relaciones no muy satisfactorias con el Gobierno de Felipe Calderón, el magnate mexicano ha visto cómo Telefónica, su mayor competidor, le arrebata clientes en su feudo.

México, que ha sido uno de los mercados más afectados por la crisis económica, ya muestra signos de recuperación que se plasman también en el consumo. De hecho, en el tercer trimestre del año la penetración de telefonía móvil se situó en el 74%, después de haberse incrementado un 4%. Sin embargo, parece que las estrategias de America Movil, propiedad de Slim, no han permitido a la compañía aprovechar esta reactivación.

La cuota de mercado de Telefónica en el mercado de la telefonía móvil del país azteca ha pasado en sólo tres meses del 19,8% al 20,3%. En este periodo, America Movil, ha visto cómo por primera vez en la historia perdía suscriptores prepago (38.000 clientes menos) y su base de clientes ya se sitúa en el 71,7%, desde el 72,2% del segundo trimestre.

México es uno de los mercados donde el grupo que preside César Alierta ha apostado por el crecimiento orgánico, pero sin descartar adquisiciones selectivas para reforzar su cuota y su grado de competencia en un mercado caracterizado por el escaso número de operadores.

A cierre del 30 de septiembre de este año ya contaba con 16,5 millones de abonados, un 12,7% más. La operadora española no sólo notó en México un fuerte repunte en la actividad comercial, también en el resto de los mercados donde está presente. De hecho, en el tercer trimestre registró un incremento del 6,6% de su base de clientes, hasta los 268 millones.

‘Triple play’. Además Telmex, también presidida por Carlos Slim, no ha podido resistir el impacto en sus cuentas del error de estrategia que hasta ahora le ha impedido consolidarse en el negocio del ‘triple play’.

El beneficio de la compañía cayó un 12% en el último trimestre, golpeado por la pérdida de clientes que prefieren ofertas más baratas para disponer de servicios de televisión de pago, Internet y telefonía, como las que ofrece, por ejemplo, Televisa. La operadora, que de momento no tiene permiso para ofrecer televisión, perdió 65.000 accesos en este periodo.

Estos errores de estrategia tienen lugar en un momento en el que la relación de Carlos Slim con el Gobierno de Felipe Calderón tampoco es la más deseada por la compañía, después de que las autoridades le denegasen la licencia para ofrecer servicios de televisión.

Brasil. La Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) aprobó en su reunión de ayer la autorización previa a la OPA de Telesp, la filial brasileña de Telefónica, sobre GVT, aunque impuso una serie de condiciones.

En concreto, exige que Telesp y GVT sigan siendo autónomos y mantengan la independencia en sus estructuras administrativas, operativas, funcionales y comerciales. Con esta operación, el grupo español busca incrementar su presencia en Brasil, donde además de Telesp opera con su participada Vivo, que comparte al 50% con PT.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA