Un problema de nuestro tiempo

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El cambio climático y la contaminación ambiental se perfilan como dos de los grandes problemas en este momento inicial del siglo XXI. El próximo mes de diciembre, se celebrará en Copenhague la 15 Cumbre Internacional de la Convención Marco de las Naciones Unidas contra el Cambio Climático. Esta reunión tiene una importancia fundamental, ya que en ella los gobiernos de los países industrializados y de los países empobrecidos deben alcanzar un acuerdo internacional que dé continuidad al Protocolo de Kyoto. El cambio climático y la contaminación ambiental se perfilan como dos de los grandes problemas en este momento inicial del siglo XXI. El próximo mes de diciembre, se celebrará en Copenhague la 15 Cumbre Internacional de la Convención Marco de las Naciones Unidas contra el Cambio Climático. Esta reunión tiene una importancia fundamental, ya que en ella los gobiernos de los países industrializados y de los países empobrecidos deben alcanzar un acuerdo internacional que dé continuidad al Protocolo de Kyoto. La construcción juega un papel importante en esta problemática. Por ello, en muchos países han surgido los CCV, Consejos de la Construcción Verde. Axial, en España. Su finalidad consiste en conseguir que la construcción sostenible llegue a ser la norma voluntariamente aceptada en la mayoría de las tomas de decisiones empresariales y de los promotores inmobiliarios.

Así se consigue ahorrar energía, incrementar el valor de los inmuebles, reducir riesgos y otras realidades relacionadas con la disminución de la contaminación. En el año 2007, es decir hace tan sólo dos años, la comunidad empresarial mundial ha adoptado una serie de decisiones que favorecen los edificios sostenibles. En España el Consejo de la Construcción Verde está tomando año tras año un mayor incremento. Y lo mismo sucede sobre todo, en los países de alto índice de desarrollo.

Así ha surgido la Certificación de la Construcción Verde LEED, que se basa en su transparencia y en su permanente desarrollo. Hay diversos tipos de LEED, según que el edificio se adapte más o menos a las exigencias medio ambientales. A finales del pasado abril, una nueva versión de LEED ha sido lanzada. Esa flexibilidad le permite valorar las nuevas tecnologías y los avances que se producen continuamente en la ciencia de la construcción.

Una preocupación creciente a nivel mundial son las emisiones de carbono, lo que se debe al uso de cualquier tipo de energía. Pero una construcción adecuada puede disminuir drásticamente estas emisiones. Además, las compañías de seguros y reaseguros intensifican su oferta de productos de seguros para edificios comerciales, que gocen de la acreditación LEED, a unos costes mas reducidos que para el resto del mercado, pues se reconoce que los edificios sostenibles LEED tienen riesgos menores respecto a los problemas de la calidad del aire interior y normalmente tienen un funcionamiento mas saludable.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA