Mi peor enemigo

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El próximo 25 del corriente mes se realizarán las elecciones presidenciales en Colombia las que muestran una constante, tal como lo ocurrido hace días en Panamá. El próximo 25 del corriente mes se realizarán las elecciones presidenciales en Colombia las que muestran una constante, tal como lo ocurrido hace días en Panamá, donde el actual vicepresidente Juan Carlos Varela, candidato de la alianza entre la centroizquierda (Partido Panameñista) y la democracia cristiana (Partido Popular), y alejado de la administración Martinelli, derrotó por casi ocho puntos porcentuales al candidato oficialista del Partido Cambio Democrático, José Domingo Arias. Vale recordar que Varela, actual vicepresidente en funciones, fue compañero de fórmula del presidente Martinelli en las elecciones del 2009 y, además de la vicepresidencia, ejerciendo, además el cargo de ministro de Relaciones Exteriores hasta agosto de 2011, momento en que el actual mandatario lo destituyó tras un conflicto político. Varela renunció al Ministerio pero no a la vicepresidencia, precisamente por la naturaleza constitucionalmente irrenunciable del cargo, y reagrupó al panameñismo para enfrentar en las urnas al candidato de Martinelli tres años después.

Por su parte, en Colombia compiten por el premio mayor, habitar la Casa del Nariño, otrora aliados, es así que el actual presidente, Juan Manuel Santos, apuesta por su reelección en medio del proceso de diálogo de paz que mantiene con las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia).

Válido es recordar que las negociaciones se sustentan en un Acuerdo General para la finalización del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera. Se iniciaron formalmente el 18 de octubre de 2012, pautadas en tres fases, la primera Etapa de acercamientos secretos —conversaciones exploratorias durante seis meses-. La segunda que es la concreción de los acuerdos y la tercera que será la implementación de éstos.

Santos ya oficializó su intención de buscar el segundo mandato, carrera en la que compiten otros candidatos, entre los que se destaca el exministro Óscar Iván Zuluaga, del Partido Centro Democrático, quien es firmemente apoyado por el ex presidente colombiano Alvaro Uribe Velez (2002-2010), reconocido mentor de Santos, al momento convertido en férreo opositor a su Gobierno.

Otros candidatos que mantienen alguna chance son, Enrique Peñalosa, de la Alianza Verde, Clara López, del izquierdista Polo Democrático Alternativo (PDA), y Marta Lucía Ramírez del Partido Conservador.

En caso de que ninguno de los candidatos logre la mayoría simple se convocará a una segunda vuelta entre los dos candidatos con el mayor número de votos de la primera. El candidato con más votos será elegido presidente de la República, el 15 de junio próximo.

En cuanto a las encuestas, las que hasta hace días otorgaban el liderazgo al actual presidente, en estos últimos verifican que se ha producido un vuelco favorable al delfín Uribe Velez, ya que Oscar Iván Zuluaga, candidato del Centro Democrático, quien, anteriormente, en la totalidad de las encuestas figuraba como el segundo e incluso el tercer candidato en porcentajes de votos, a las espaldas del actual presidente, Juan Manuel Santos, y en una ocasión del candidato del partido Alianza Verde, Enrique Peñalosa.

Según últimas encuestas Zuluaga obtendría en primera vuelta el 24% de los sufragios, mientras que Santos, se quedaría con algo más del 22%. Peñalosa obtendría el 13% de los votos y la candidata del Polo Democrático, Clara López, y la conservadora Marta Lucía Ramírez obtendrían el 9% cada una.

En la hipotética segunda vuelta, cara a cara, Zuluaga obtendría el 42% de los sufragios en tanto que el actual presidente se quedaría con el 34%.

Según el sondeo, que sí depara sorpresas, muestra que en una hipotética segunda vuelta entre Santos y Enrique Peñalosa, éste, sorprendentemente, llegaría a la primera magistratura obteniendo un 38% de los votos frente a un 32, 5% de Santos.

El nudo por desatar nos retrotrae al inicio de la campaña, donde el presidente Santos mantuvo una considerable ventaja sobre los demás candidatos, sin embargo desde hace 40 días los números no lo han favorecido, de manera tan notoria como en la primera hora, ya que por estos días tanto Zuluaga como Peñaloza han acortado diferencias, tanto, que Zuluaga alcanzo a liderarlas.

En este juego tan intrincado, donde la definición no está para nada clara, los vaivenes de las encuestas así lo muestran, seguramente en estos metros finales, los principales candidatos podrán la carne en el asador, a sabiendas que el menor traspié, les hará diluir su sueño más preciado, ser el inquilino de la Casa del Nariño por los próximos cuatro años.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA