Más reflexiones sobre la crisis

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La crisis ha tenido y está teniendo una dimensión mundial. En España, en cierto sentido, con mayor intensidad que en otros países. Aquí hubo una crisis de la construcción, que se sobrepuso a la crisis general. Y ahora todos son vaticinios de cómo y cuándo se saldrá de esta situación. Muchos piensan que las cosas ya no serán jamás como antes. Evidentemente, la crisis de la construcción, por sí misma, afectó a la industria siderúrgica. Y esta, como todas las industrias que componen el sector industrial se está defendiendo como puede, con mayor o menor éxito. La crisis ha tenido y está teniendo una dimensión mundial. En España, en cierto sentido, con mayor intensidad que en otros países. Aquí hubo una crisis de la construcción, que se sobrepuso a la crisis general. Y ahora todos son vaticinios de cómo y cuándo se saldrá de esta situación. Muchos piensan que las cosas ya no serán jamás como antes. Evidentemente, la crisis de la construcción, por sí misma, afectó a la industria siderúrgica. Y esta, como todas las industrias que componen el sector industrial se está defendiendo como puede, con mayor o menor éxito.

La producción global de acero inoxidable superará este año los niveles alcanzados antes de la crisis, aunque las ganancias de los fabricantes se verán afectadas por los bajos precios y el exceso de capacidad. En esta línea se manifestó, recientemente, Markus Moll, director ejecutivo de SMR Steel and Metals Market Research. La elaboración de acero inoxidable en Europa aumentará en un 3% en este año, desde alrededor de cinco millones de toneladas el pasado año. Dicho de otra forma, el mundo ya está por encima de los niveles anteriores a la crisis en términos de volumen, pero no de rentabilidad, que no se recuperará del todo hasta que pasen los próximos tres a cinco años. La causa es que tenemos un problema global de exceso de capacidad. Antes de la crisis, los fabricantes de acero inoxidable elevaron su capacidad de producción, fijándose en la creciente demanda de China y de otros mercados emergentes. Pero llegó la crisis y las cosas cambiaron y, además, China se convirtió en un exportador neto de acero inoxidable.

Por otra parte, el magnate indio Lakshmi Mittal, presidente de Arcelor Mittal, ha asegurado que se espera una “lenta pero progresiva recuperación de la economía”, aunque advierte que “se tardará en volver a los niveles de demanda que había antes de la crisis”. No se espera que la demanda de los países desarrollados se recupere a los niveles previos a la crisis hasta el año 2015. Tras el fuerte retroceso que la siderurgia tuvo en 2009, la situación cambió de signo en 2010, aunque la recuperación “ha comenzado desde una base muy baja”. El conjunto de las plantas de Arcelor funcionaron, durante el año pasado a una capacidad del 72%, mientras que en 2009, este porcentaje llegó al 57%. Gracias a la “demanda de los países en desarrollo”, el año pasado la producción mundial de acero alcanzó los 1, 414 millones de toneladas, lo que significa un nuevo récord. Actualmente, “la producción de automóviles tiene ya una buena demanda”. En cambio, la demanda del sector de la construcción sigue siendo débil.

Según la World Steel Association, la producción total de acero bruto en España en 2010 alcanzó los 16,3 millones de toneladas, cifra que significa una tendencia al alza tras el desplome de 2009 (14,3 millones de toneladas), pero que se encuentra todavía muy lejos de los 21 millones de toneladas, alcanzado en 2007, antes de la crisis. Los niveles de producción se mueven en las cifras que se manejaban en 2003, pero la capacidad instalada es muy superior. Ronda los 22 millones de toneladas anuales. Puede afirmarse que el exceso de capacidad, los problemas financieros y una competencia creciente procedente del exterior son factores a tener en cuenta en este momento y en un futuro inmediato.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA