Jugada del destino

Juan Varde
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La trágica desaparición en un accidente aéreo del candidato socialista a la presidencia de Brasil Eduardo Campos provoca un giro radical en la campaña para las presidenciales de octubre. La trágica desaparición en un accidente aéreo del candidato socialista a la presidencia de Brasil Eduardo Campos provoca un giro radical en la campaña para las presidenciales de octubre, ante la confirmación de que la popular ambientalista Marina Silva, su candidata a ‘vice’, lo sustituya, sumándose al juego una figura por demás competitiva.

Campos, de 49 años, falleció al estrellarse el jet en el que viajaba en la ciudad de Santos, en el estado de Sao Paulo, además perdieron la vida dos de sus asesores, un fotógrafo y un ‘videasta’ de su campaña, y los dos pilotos.

La presencia de Marina en la carrera electoral trae desafíos importantes para los dos principales candidatos (la presidenta Dilma Rousseff y el senador socialdemócrata Aecio Neves): crea una tercera opción que puede crecer muy rápidamente.

El presidente del Partido Socialista de Brasil (PSB), Roberto Amaral, confirmó que la ambientalista Marina Silva será la candidata a la Presidencia en sustitución de Eduardo Campos, asegurando que “La candidatura de Marina contempla nuestro proyecto”.

Marina sorprendió en las pasadas elecciones del 2010, en las que obtuvo aproximadamente 20 millones de votos, un 20 por ciento del electorado, junto al PV Partido Verde, el que debido a que el Supremo Tribunal Electoral no convalidó su inscripción a los efectos de disputar las elecciones de octubre próximo, tuvo que unirse al PSB.

Tras unirse a los socialistas, Silva estuvo de acuerdo en postularse como vicepresidenta, aún cuando contaba con un caudal electoral mucho mayor que Campos, tercero en las encuestas, proponía una alternativa al Partido de los Trabajadores (PT) de Rousseff y a la Socialdemocracia Brasileña (PSDB) de Neves, que se alternaron en el poder en los últimos 20 años.

La confirmación de la candidatura de Marina Silva, cuando faltan menos de dos meses para las elecciones, no es una buena noticia para Dilma ni para Neves. La exsenadora es muy conocida a nivel nacional, ya compitió por la presidencia y podría conseguir fácilmente el voto de los indecisos, un porcentaje considerable dentro del padrón electoral.

Confirmando una encuesta de abril pasado la que señalaba que si la ambientalista fuese candidata a la presidencia estaría segunda en la intención de voto, con un 27%, contra el 39% de Dilma Rousseff, encuestas de último momento dan como resultado un cambio en las preferencias dado que Marina desplazaría del segundo lugar al candidato por el PSDB, Aécio Neves, siendo superada por Dilma Rousseff. Como nota saliente, la muestra prevé una segunda vuelta electoral, en la cual, la flamante candidata del PSB estaría en un virtual empate técnico con la actual Presidenta. Analistas estiman que una candidatura de Silva complicaría aún más la difícil carrera hacia el ‘Planalto’, ya que forzaría una segunda vuelta y pondría en peligro los planes de Dilma de continuar alquilando el Palacio por una nueva temporada como presidenta de Brasil. Y no sólo eso: la ex ministra de Medio Ambiente de Lula da Silva podría terminar también con la ilusión de Neves de llegar al ‘ballotage’.

Por si fuese poco, es tal la turbulencia política que en el PT siguen con atención minuto a minuto la reconfiguración del escenario de cara a las elecciones dando por descontado el mayor potencial de Silva.

Eurasia una de las consultoras más consideradas asevera “Con Silva siendo potencialmente una candidata más competitiva que Aécio Neves en una 2ª vuelta contra Rousseff, estamos disminuyendo la probabilidad de reelección de Dilma del 60% al 55 por ciento”.

Las indescifrables jugadas del destino sobrevuelan al gigante sudamericano, tan sólo resta esperar los acontecimientos, para los candidatos días por venir sin margen de error, atentos al devenir del minuto a minuto político, el destino juega fuerte.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA