Inventario

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El balance post rescate conlleva a diferentes fotografías.- En lo político, el balance es parejo soportó los vientos que anticipaban una crisis de gobernabilidad, tal como fogoneaba la Concertación ante el retorno de un gobierno de centroderecha a La Moneda. Para bien de la república, el gobierno fue capaz de construir algunos acuerdos nacionales, destacando los alcanzados en el financiamiento de la reconstrucción post terremoto, la reforma educativa y la extensión del post natal para las mujeres, jóvenes, educados en el exterior y con buenos cargos en el sector privado, emigraron al sector público motivados por el nuevo proyecto político y el compromiso de mejorar las políticas para elevar la calidad de vida y las oportunidades de los chilenos. Llegó el momento, después de cincuenta años de ostracismo, la derecha chilena cumple su primer año en el poder en una gestión elegida por el voto democrático, pues bien la coalición de centroderecha Alianza por Chile, de la que Sebastián Piñera accedió al poder apoyado por el 51,5% de los votantes, imponiéndose a la Concertación, la que gobernó al país durante veinte años.

A un año de haber asumido la evaluación del gobierno de Piñera ya no saborean las mieles de los beneficios post sismo, producido a sólo doce días de asumir y que destruyó gran parte de Concepción- segunda ciudad del país– del rescate a los mineros, que a decir verdad Piñera contra todos los pronósticos y advertencias de sus asesores, se jugó al frente del rescate prometiendo que los sacaría vivos a pesar de que la operatoria era muy compleja, la que le llevó tan sólo dos meses, en su haber no olvidemos que a días del rescate y en su primera visita oficial a Europa, luego de sortear exitosamente Francia y Bélgica, fue a Inglaterra, donde la propia reina Isabel, desoyó el protocolo real y apreció conocer al mentor de la operación de rescate, que fue vista por más de 1. 300 millones de personas.

El balance post rescate conlleva a diferentes fotografías. En lo político, el balance es parejo soportó los vientos que anticipaban una crisis de gobernabilidad, tal como fogoneaba la Concertación ante el retorno de un gobierno de centroderecha a La Moneda. Para bien de la república, el gobierno fue capaz de construir algunos acuerdos nacionales, destacando los alcanzados en el financiamiento de la reconstrucción post terremoto, la reforma educativa y la extensión del post natal para las mujeres, jóvenes, educados en el exterior y con buenos cargos en el sector privado, emigraron al sector público motivados por el nuevo proyecto político y el compromiso de mejorar las políticas para elevar la calidad de vida y las oportunidades de los chilenos.

En el debe de la administración Piñera, emerge el Transantiago, sistema de transporte capitalino inaugurado por Michelle Bachelet, a lo que tantos dolores de cabeza les ha dado, y por carácter traslativo jugó en contra de la actual administración, prueba de ello la rápida salida del ministro a cargo, lamentablemente el sistema sigue funcionando a media máquina y el metro satiaguino desborda, el descontento ciudadano aumenta progresivamente, por lo que convenimos que por la falta de ‘timming’ en el manejo de disensos, acordamos que en su primer año de gestión denota flaquezas el áreas donde el liderazgo político fue mezquino, -trabajo, transporte; vivienda) , en otras situaciones sobresalió la inexperiencia para manejar ciertos conflictos (regiones, partidos políticos.

Casualmente marzo le juega una mala pasada – el fantasma del empobrecimiento ronda a sus ciudadanos, el alza indiscriminada de los combustibles amenaza directamente a los hogares desequilibrados por el gasto de inicio de clases, pago de impuestos y patentes, las criticas no sólo abundaron desde la oposición sino que su coalición se hizo oír fuertemente.

La designación de Jaime Ravinet -demócrata cristiano- como ministro de Defensa, fue considerada como de alto error estratégico, abriendo un flanco a ‘piaccere’ a la Coalición Centroizquierdista por la falta de transparencia en el uso de 1.000 millones que reciben las Fuerzas Armadas al año por la venta del cobre, reflejo de corrupción. Ravinet fue reemplazado por Andrés Allamand, fundador del sector liberal de la derecha.

Sin embargo el estilo presidencial, es, hasta el momento, su peor enemigo, ya que toda la inteligencia que al presidente le sobra en materia racional le falta en materia emocional. Su primer año de gobierno lo ratificó. A pesar de sus denodados esfuerzos, Piñera sigue siendo percibido por la ciudadanía como un presidente distante, algo insensible, además con algunos problemas de confianza y credibilidad cuanto intenta adoptar banderas históricas de la centroizquierda con las cuales no necesariamente está de acuerdo, pero que le son funcionales a un proyecto político de más largo plazo, importante recordar que sus niveles de popularidad, hoy, llegan a un 42% lo que le pone un techo relativamente bajo a sus niveles de aprobación acrecentando el riesgo de que incongruentes decisiones políticas o desajustes económicos lo hagan desembarcar al tercio histórico que ha logrado la centroderecha chilena.

El ámbito económico presenta resultados más favorables, si bien el desempeño inicial y de una parte de 2010 jugaron negativamente debido a las consecuencias del terremoto, el proceso de reconstrucción y sobre todo las favorables condiciones externas soportaron a que Chile creciera cerca de 7% y que la tasa de desempleo cayera del 10,3% a cerca de 6,9%. Así, del millón de nuevos puestos de trabajo que Piñera prometió crear durante su mandato presidencial, la mitad ya los materializó en su primer ejercicio, más que importantes siguen siendo los indicios de un aumento del potencial de crecimiento a largo plazo debido al mayor impulso modernizador y a las mayores expectativas económicas emergidas gracias a la nueva administración. Sin olvidar un dato por demás significativo que la tasa de inversión en capital fijo se haya acercado al 30% del PBI en 2010 y que la productividad haya vuelto a crecer considerablemente dando una pauta por demás positiva que direccionan y justifican mejores perspectivas estructurales. Piñera, debe bajarlas a papel y consolidarlas, deberá acelerar la reforma educativa, abordar la insuficiencia energética, manejar los problemas inflacionarios y concretar la mayor eficiencia en el gasto público y las políticas sociales. Menuda tarea, propias de un buen administrador, reflejado en su incipiente trayectoria como empresario, LAN y ChileVisión, son las muestras, sólo hace falta que repita la receta

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA