Historia del coche eléctrico

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Miguel Sebastián, ministro de Industria, ha manifestado su confianza en que a finales del año 2012 circularán en España 70,000 vehículos eléctricos híbridos e híbridos enchufables, confirmándose de esta manera los objetivos de la Estrategia Integral del Vehículo Eléctrico. Miguel Sebastián, ministro de Industria, ha manifestado su confianza en que a finales del año 2012 circularán en España 70,000 vehículos eléctricos híbridos e híbridos enchufables, confirmándose de esta manera los objetivos de la Estrategia Integral del Vehículo Eléctrico.

Todo lo relacionado con la industria de la construcción y la industria del automóvil tiene su clara repercusión en la industria siderúrgica. Entre 1832 y 1839, el hombre de negocios escocés, Robert Anderson, inventó el primer vehículo eléctrico. La mejora de la pila eléctrica, por parte de los franceses Gaston Planté, en 1865, y Camille Faure en 1881, allanaron el camino para los vehículos eléctricos. Ya en la Exposición Mundial de 1867, en París, el inventor austriaco Franz Kravogl mostró un ciclo de dos ruedas con motor eléctrico. Fueron Francia y el Reino Unido las primeras naciones que apoyaron el desarrollo de vehículos eléctricos.

En España, los primeros intentos se remontan a la figura de Emilio de la Cuadra. A través de la Compañía General de coches- automóviles, Emilio de la Cuadra se construirá diversos prototipos de vehículos eléctricos. Pero, la falta de tecnología y recursos económicos provocó que se desecharan todos los proyectos. Pero debido a la falta de dinero y a una huelga la empresa se vio obligada a cerrar en 1901.

A finales de 1930, la industria del automóvil eléctrico desapareció por completo, quedando relegada a algunas aplicaciones industriales muy concretas.

Los vehículos eléctricos tienen como característica su alto rendimiento en la transformación de la energía eléctrica de la batería en la energía mecánica, con la que se moverá el vehículo.

En el año 2009, el sector del transporte fue responsable del 39 por ciento del consumo de energía final en España, con una intensidad energética que supera en más de un 40 por ciento la media europea. El sector del transporte sigue siendo enormemente dependiente de los productos petrolíferos, en un 98 por ciento. En el caso del transporte por carretera, este representa más de la cuarta parte de las emisiones totales de CO2 en España.

Desde el medio ambiente, no cabe duda de la eficacia del vehículo eléctrico, tanto como para reducir la emisión de los gases de efecto invernadero como para la reducción de la contaminación tanto atmosférica como sonora.

Un coche eléctrico es movido por un motor eléctrico, en lugar de un motor a gasolina. Muchos coches eléctricos serán creados al convertir un vehículo de gasolina. Lo primero que se puede notar cuando se coge un coche eléctrico es que resulta casi totalmente silencioso.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA