Donoso Cortes en su bicentenario

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Político por un lado, escritor y pensador por otro, Juan Donoso Cortés es el representante de un catolicismo de tendencia tradicionalista, defendido con gran vehemencia. Estudió en Salamanca, donde leyó a Rousseau, Voltaire, Montesquieu y Madame Stael. El autor que, probablemente, más le influyo es Chateubriand. Conoció también a otro político y escritor, Bravo Murillo. Entabló una larga amistad con Manuel José Quintana. Político por un lado, escritor y pensador por otro, Juan Donoso Cortés es el representante de un catolicismo de tendencia tradicionalista, defendido con gran vehemencia. Estudió en Salamanca, donde leyó a Rousseau, Voltaire, Montesquieu y Madame Stael. El autor que, probablemente, más le influyo es Chateubriand. Conoció también a otro político y escritor, Bravo Murillo. Entabló una larga amistad con Manuel José Quintana.

Terminada la carrera de Leyes, se traslada a Madrid. Escribe el “Memorial sobre la situación actual de la Monarquía”, donde se declara partidario de la Reina Isabel y en contra del Carlismo. Podemos decir que se trata de un liberal moderado. Ingresa en la Secretaria de Estado y a partir de ese momento su vida quedará unida a la política. Posteriormente cambia progresivamente hacia postulados conservadores. Colabora en la prensa nacional y acude a la tertulia de Quintana, junto con otros románticos, como Espronceda o Larra.

Ingresa en la Real Academia Española con un discurso sobre la Biblia. Además de algunas obras puramente literarias, publica “Consideraciones sobre la Diplomacia”, donde alaba la Constitución de 1812. A partir de 1835, se centra en pronunciar conferencias sobre derecho público. Joaquín Costa las califica como las más serias pronunciadas por un español.

Marcha a Francia donde entra en contacto con católicos tradicionalistas, herederos de Guizot donde empieza a configurar “la civilización católica” frente a la “civilización filosófica”. Llegó a ser secretario personal de la Reina y participó en el derrocamiento de Espartero. Entabla también amistad con Zorrilla. Sus discursos pronunciados en las Cortes lo han convertido en uno de los más brillantes oradores del siglo XIX. Tras “ El Manifiesto Comunista” Donoso veía en el catolicismo la única tabla de salvación para la humanidad. Pronostica que el primer país donde la revolución triunfará será en Rusia.

Sus ensayos más importantes son “Discurso sobre Europa”y “Ensayo sobre el Catolicismo, el Liberalismo y el Socialismo” probablemente su obra más importante. Muere en París en 1853.

Esta ultima obra será utilizada por el Papa Pío IX, donde critica la ideología social-comunista que se estaba formando en Europa. Para Donoso Cortés, el socialismo es una religión invertida y en el fondo es una especie de teología. Coincidió con el historiador Alexis de Tocqueville, quien en su ensayo sobre “La democracia en América” había visto a Rusia como el foco con mayor potencial de subversión. Fue un seguidor de San Agustín y juzgo con pesimismo y realismo la naturaleza humana, criticando con dureza el optimismo racionalista que cree en la bondad innata del hombre, en la positiva autosuficiencia de la razón y en el progreso ilimitado.

En el centro de su pensamiento se encuentra el concepto de orden divino, considerado como fundamento de lo creado y de la historia, cuya subversión es la causa de los males que afligen al mundo. El error de las ideologías, liberal, socialista y comunista se desprende del hecho de que no respetan este orden que el Catolicismo acepta e interpreta. Subraya el gran valor de la libertad humana, que alcanza su plenitud cuando se conforma con los mandamientos divinos.

La historia es en resumen un choque titánico entre el bien y mal. La revolución es una hija del pecado que pretende destruir el orden político, como el pecado individual destruye el orden ético. Hijo del bien es el orden, que debe ser restaurado. “Solamente en la restauración de los eternos principios en el ámbito religioso y del orden político y social se cifra la salvación de la libertad humana. Estos principios no pueden ser desautorizados si no se les conoce, y no se les conoce sino en la Iglesia Católica”.

Donoso, de acuerdo con estos principios, defiende a la institución familiar y a la estructura jerárquica de la sociedad. El pensamiento de Donoso Cortés se fragua en una situación histórica en la que emerge una Europa en pleno proceso de descristianizacion y sublevada por la revolución. Su obra se difundió rápidamente e intereso a intelectuales tales como Ranke, Schelling o Mettermich. Más tarde Carl Schmmitt le dedicó un importante ensayo.

Disfruto en vida de un gran éxito, en parte político y en parte literario. Su obra ha tenido una gran repercusión en Europa y en España y ha sido, en cierto sentido, la base de un pensamiento católico y conservador. Escribió con gran claridad y con gran belleza. También publicó alguna obra exclusivamente literaria, en lo que no tuvo un gran éxito. Fue más un pensador que un literato.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA