Dilma contraataca

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Lo que inicialmente empezó como una protesta contra el aumento del transporte público de 20 centavos en San Pablo, llegó a convertirse en una de las mayores movilizaciones desde el regreso de la democracia en 1985. Lo que inicialmente empezó como una protesta contra el aumento del transporte público de 20 centavos en San Pablo, llegó a convertirse en una de las mayores movilizaciones desde el regreso de la democracia en 1985, días atrás, en lo que fue la movilización más extensa hasta el momento, se calcula que alrededor de uno ó dos millones de personas se manifestaron en las calles en por lo menos cien ciudades brasileñas, sus demandas reflejan lo contrario a lo que reivindican sus propios dirigentes

Ahora bien, imposible olvidar que en los últimos tiempos Brasil, incluido en el BRIC, protagonista de las grandes ligas, ponderado por los más reconocidos analistas y ‘gurús’ de todo el mundo, espejo donde el resto de la región debía de mirarse, sin lugar a dudas un país exitoso, por lo que la aparición de los indignados sorprende considerablemente. Sin embargo Brasil muestra cuestiones que resolver, por un lado el Banco Mundial lo califica como la séptima economía del mundo, como contrapartida en términos de igualdad en la distribución del ingreso, y su tasa de inversión equivalente al porcentual del PBI, se ve superado por Perú, Chile y Colombia.

En cuanto a educación, a pesar del gran avance de los últimos tiempos, informes resaltan que sólo el 43% de la población entre 25 y 64 años tiene educación secundaria completa y sólo el 12% de los adultos del mismo rango tiene educación terciaria. Además, a principios de este año, gran parte del gabinete de Dilma Rousseff debió enfrentarse a juicios por corrupción y malversación de fondos públicos que también salpican al ex presidente Lula da Silva, valido es reconocer que la actual presidente no dudó en separar de su cargo a ocho de sus ministros por corrupción, por lo que se ganó la confianza de la clase media, que no fue para nada benévola con ella en las últimas elecciones.

Los indignados expandieron sus protestas a la corrupción, la precariedad del sistema de salud, exigiendo incremento en las partidas presupuestarias en educación, y el desvío de fondos públicos, especialmente los destinados al Mundial de Fútbol del 2014 y a los Juegos Olímpicos 2016. Según estimaciones, eventos que afrontarán las arcas públicas, aproximadamente 31.3 billones de dólares, un 1,26% del PBI, mientras que la inversión en el programa social Bolsa Familia representa un 0,5% del PBI.

Las consignas no responden a una ideología, a banderas partidarias, ni a un líder político y no tienen una representación clara: son demandas difusas que provienen de las preocupaciones de la ciudadanía, esta realidad indudablemente refuta aquello que la dirigencia se ha dedicado a reivindicar una y otra vez: la construcción de una imagen pujante ante el resto del globo.

Dilma, ante la verdad irrefutable contraataca, es así que el Senado, a paso redoblado le dio media sanción al proyecto, elaborado por el senador Pedro Taques, del Partido Democrático Laborista (PDT) respondió al pedido hecho por la jefa de Estado durante el encuentro con gobernadores e intendentes en Brasilia.,que convierte la corrupción en “delito hediondo”, un término que implica que se equipara a los corruptos con quienes comenten homicidio calificado o estupro, recordamos que Dilma había pedido celeridad al Congreso federal para la aprobación de esa norma, que tendrá como consecuencia penas extraordinariamente más pesadas que las contempladas hasta ahora por el Código Penal, además dejando de lado el receso legislativo, tratará otros diecisiete proyectos, a toda prisa, que dormían el sueño de los justos.

El proyecto ya en diputados -que dará trámite urgente, sin revisión-, aumenta el castigo a esta clase de delitos, que pasa a ser considerado como del universo de los de mayor gravedad. De este modo y cuando sea promulgada la norma los cambios serán radicales: Quedando imposibilitada la concesión de la libertad condicional al reo. No se admitirá el pago de fianza. Se vedará la concesión de amnistía por parte del Poder Ejecutivo. Quedara restringido, además, el acceso a los bienes personales por parte del reo. Importante considerar que se incluirá dentro del delito hediondo delitos considerados de alto potencial ofensivo a la sociedad y de acentuada gravedad a la malversación de fondos públicos.

Así, después de años de estancamiento la Cámara de Diputados dio el visto bueno al proyecto para destinar el 75% de las ganancias obtenidas de la explotación petrolera a educación y el 25% para la salud, además rechazó masivamente la impopular propuesta de enmienda constitucional que pretendía limitar el poder de la Fiscalía General para investigar casos de corrupción -PEC 37- y redujo impuestos sobre el transporte colectivo.

Por su parte, una comisión clave de diputados aceptó terminar con el voto secreto de los legisladores cuando se esté decidiendo la destitución de parlamentarios acusados de delitos.

En correlato con los acontecimientos y rápido de reflejos el Supremo Tribunal Federal no se quedó atrás, y por primera vez en la historia, ordenó la

«captura inmediata» del diputado Natan Donadon (PMDB), condenado, hace tres años, a 13 años de prisión por el desvío de 3,6 millones de dólares de la Asamblea Legislativa de su estado natal de Rondonia, en la que él estaba a cargo de las finanzas. Donadon era diputado desde 2003 y había sido reelegido en 2010; por sus privilegios legislativos había evitado cumplir la condena, situación ésta catalogada como tiro por elevación dirigida a los ex jerarcas del PT y a políticos de otros partidos que el año pasado fueron condenados por corrupción en el caso del escándalo del «mensalão», que sacudió el primer mandato de Luiz Inacio Lula da Silva. Todos siguen presentando recursos legales para evitar cumplir las penas impuestas por el Supremo Tribunal Federal, veremos hasta cuándo podrán seguir tirando de la cuerda.

Mientras tanto, el Palacio del Planalto, era testigo de las definiciones de la presidenta Rousseff en cuanto a los detalles de cómo y cuándo convocar al plebiscito anunciado por ella para llevar adelante la reforma política, que incluirá asuntos como la financiación de partidos y el tipo de representatividad de los candidatos. Su idea es que ésta ya se aplique para los comicios presidenciales de 2014, en los cuales se juega la reelección.

Asimismo, la mandataria se reunió con dirigentes de los principales sindicatos históricos aliados del PT, quienes reiteraron su intención de convocar a un «día de lucha» el 11 de julio, para sumar sus voces a las de las protestas. Ahora, todos quieren participar del juego, ya el país ha pagado un alto costo, esperemos que la razón y el sentido común prime por sobre todo

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA