Washington busca una alternativa al petróleo de Latinoamérica

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Washington dice que Latinoamérica produce muy poco para cubrir sus necesidades como primer consumidor de petróleo en el mundo con 8 millones de barriles diarios. Tampoco los países árabes, y menos con sus actuales crisis políticas y sociales, cubren la demanda. La solución se encuentra al norte de su frontera; en Canadá. Washington dice que Latinoamérica produce muy poco para cubrir sus necesidades como primer consumidor de petróleo en el mundo con 8 millones de barriles diarios. Tampoco los países árabes, y menos con sus actuales crisis políticas y sociales, cubren la demanda. La solución se encuentra al norte de su frontera; en Canadá.

Los analistas energéticos citados por la prensa estadounidense defienden, por este motivo, la construcción de la línea de suministro Keystone XL que llevará crudo desde los yacimientos canadienses hasta Texas, al sur de EEUU, y que costará 7.000 millones de dólares (5.365 millones de euros). A pesar del debate ecológico que existe en torno a la obra, estos expertos consideran que es necesaria para el país.

A pesar de la versión oficial sobre la escasa producción latinoamericana, no en pocos círculos relacionados con las inversiones en energía se ha cuestionado cuál es el problema real de Latinoamérica. La respuesta es que los países exportadores son Venezuela y México. En el primero impera un clima político adverso a Washington, y el mandatario del país, Hugo Chávez, ha hecho gala de su enemistad con Washington en más de una ocasión. Además, Chávez es uno de los mayores aliados de Cuba, gran enemigo ideológico de EEUU en el continente. Es, por lo tanto, un proveedor molesto que puede generar contratiempos no deseados.

En cuanto a México, su problema es la inestabilidad social del país. Según algunos estudiosos, como el periodista mexicano José Reveles, el país azteca es uno de los más corruptos del mundo, con grandes áreas directamente controladas por el narcotráfico y sus organizaciones criminales. Tampoco es un socio de fiar en comparación a la estabilidad que aporta Canadá

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA