Vuelta a casa…

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las empresas de EEUU abandonan México para regresar a su país. El alza de los costes de producir en México, por cuestiones fiscales pero también por la elevación de los sueldos de los trabajadores, está provocando una situación atípica. Las grandes empresas estadounidenses ya no tienen claro que los beneficios de fabricar en el país vecino sean tan grandes, por lo que están regresando a EEUU.

Otis, cuyos ascensores suben y bajan por estructuras tan diversas como el edificio Empire State, en Nueva York, y la Torre Eiffel, en París, está trasladando la producción de su fábrica en Nogales, México, a una nueva planta en Carolina del Sur, según asegura The Wall Street Journal.

Lo que sorprende es que Otis asegure que la mudanza le ahorrará dinero. Lo que está ocurriendo en la empresa refleja una transformación mayor en la manera en que los fabricantes computan costes. Su perspectiva ha ido cambiando conforme el costo de producir en el exterior ha subido y han surgido formas más eficientes de fabricar las cosas más cerca de donde las quieren vender.

Otras compañías globales, desde Ford Motor, hasta General Electric, han comenzado a repatriar a EEUU a algunos empleados que habían ubicado en el extranjero.

“Es apenas un fenómeno pequeño, no es una tendencia, pero claramente las compañías lo están planteando cada vez más”, asegura Scott Paul, director ejecutivo de la Alianza para la Manufactura de EEUU, una asociación sin fines de lucro de empresas del sector que hace lobby a favor de la producción fabril nacional, en declaraciones a The Wall Street Journal. Este influjo modesto está impulsado por una variedad de fuerzas. Los salarios y otros costos están subiendo en países extranjeros mientras que en EEUU incluso han caído.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA