Telefónica suspende la salida a Bolsa de su filial Atento

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La empresa española Telefónica ha decidido a última hora suspender la oferta pública de venta (OPV) de acciones de su filial Atento. La compañía ha indicado que ha tomado la decisión debido a la «desfavorable situación de los mercados», y así se lo ha hecho saber a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La oferta de venta de acciones iba a producirse el próximo martes, pero Telefónica ha decidido no sacarla adelante por la incertidumbre que reina en la evolución de la Bolsa. La empresa española Telefónica ha decidido a última hora suspender la oferta pública de venta (OPV) de acciones de su filial Atento. La compañía ha indicado que ha tomado la decisión debido a la «desfavorable situación de los mercados», y así se lo ha hecho saber a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La oferta de venta de acciones iba a producirse el próximo martes, pero Telefónica ha decidido no sacarla adelante por la incertidumbre que reina en la evolución de la Bolsa.

Tal y como ha indicado la empresa a la CNMV en un comunicado, “en relación con la oferta de venta de acciones de Atento Inversiones y Teleservicios, S.A. (sociedad unipersonal) cuyo folleto informativo fue inscrito en los registros oficiales de la Comisión Nacional del Mercado de Valores con fecha 26 de mayo de 2011, TELEFÓNICA, de común acuerdo con las Entidades Coordinadoras Globales, ha decidido, a la vista de la desfavorable situación de los mercados, suspender la oferta”.

La OPV por tanto no se producirá. Durante el día de ayer las dudas se multiplicaron debido a la inestabilidad de los mercados y la incertidumbre que impera en la Bolsa española. Precisamente ayer, miércoles, Atento tuvo que bajar el precio mínimo de cada acción de los 19,25 a los 17,25, lo que indicaba una tendencia futura inestable en su recorrido. Telefónica había valorado su filial entre los 1.035 y los 1.500 millones de euros, por lo que esperaba obtener de la OPV unos 500 millones de euros como mínimo.

La empresa española había decidido poner a la venta el 51% del capital de su filial, aunque los analistas apuntan a que la escasa expectación despertada entre los inversores ante su salida a Bolsa y la crisis de confianza que asola los mercados han hecho que sus directivos se lo hayan pensado mejor. Finalmente, Telefónica ha decidido ser prudente.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA