¿Relacionado?…

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Chávez intenta desvincular a PDVSA del fraude piramidal perpetrado por un gestor contratado por la petrolera. Aunque tarde, el Gobierno venezolano se ha pronunciado por fin sobre el supuesto fraude que un asesor de PDVSA, Francisco Illarramendi, habría llevado a cabo con el dinero de la petrolera en EEUU. Rafal Ramírez, Ministro de Energía, ha asegurado que esta persona “no tiene ninguna relación con PDVSA», y ha denunciado lo que considera un acto de manipulación por parte de los medios. Sin embargo, el también director de la petrolera reconoce haber enviado “abogados allá para respaldar al fondo” de pensiones defraudado.

El Gobierno venezolana pretende desvincularse del responsable del fraude a los fondos de pensión de la petrolera (540 millones de los 590 defraudados a PDVSA) en Estados Unidos. Pero el modo elegido para hacerlo es curioso, se defienden atacando. «Cuando algunos medios dicen ‘un funcionario de PDVSA’ o ‘el asesor de PDVSA’ están mintiendo o sacando las cosas de contexto. Es un tipo que no tiene ninguna relación con PDVSA», ha asegurado Ramírez.

Sin embargo, el propio Illarramendi, que está siendo juzgado en EEUU como director de la empresa Michael Kenwood Capital Management y cabeza visible de la estafa, ha reconocido haber utilizado dinero de los fondos de pensión de la petrolera para montar un esquema de fraude piramidal. Una vez conocido el caso, las especulaciones han sido numerosas. Desde la oposición venezolana se ha llegado a insinuar el conocimiento de Ramírez del desfalco y han solicitado una investigación a la Contraloría y a la Fiscalía.

El presidente de PDVSA por su parte, asegura que la entidad envirará a sus ”abogados allá para respaldar al fondo y somos parte ahorita del juicio que hay en los Estados Unidos». La intención es «recuperar el máximo» de los recursos estafados. A su vez, quiso tranquilizar a los trabajadores y prometió que la petrolera va a «respaldar a los trabajadores», cuyas pensiones, dijo, «no están en riesgo».

Las autoridades de PDVSA manejan unilateralmente tanto el Fondo de Pensiones como el Fondo de Previsión que está constituyendo para los futuros jubilados petroleros. Esto quiere decir que, además de no dar a información a los trabajadores de lo que hace con el dinero, no necesita la autorización de representantes de estos. Sin embargo, recientemente la empresa ha decidido darles una mala noticia. En los ejercicios del 2008 y 2009, el Fondo de pensiones habría perdido 800 millones de dólares.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA