Rafael Correa amenaza a las petroleras con la expropiación de sus operaciones

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, continúa con su particular batalla contra las petroleras que operan en Ecuador para que se plieguen definitivamente a sus condiciones. El Ejecutivo planea presentar una nueva legislación para facilitar la expropiación de operaciones petroleras si las compañías se niegan a firmar los nuevos contratos de servicios. «Mi paciencia se está acabando, las petrolíferas están jugando con nosotros», ha indicado Correa. Esta medida podría afectar, entre otras, a la compañía española Repsol YPF, a la brasileña Petrobras, y a la china Andes Petroleum. El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, continúa con su particular batalla contra las petroleras que operan en Ecuador para que se plieguen definitivamente a sus condiciones. El Ejecutivo planea presentar una nueva legislación para facilitar la expropiación de operaciones petroleras si las compañías se niegan a firmar los nuevos contratos de servicios. «Mi paciencia se está acabando, las petrolíferas están jugando con nosotros», ha indicado Correa. Esta medida podría afectar, entre otras, a la compañía española Repsol YPF, a la brasileña Petrobras, y a la china Andes Petroleum.

Rafael Correa presiona a las petroleras para que acepten un cambio en los contratos. En diciembre de 2009 el Gobierno ecuatoriano presentó a las compañías el nuevo convenio de contratación que reemplazaba al anterior. Se pasaría de un contrato que permitía a las petroleras quedarse con un alto porcentaje del crudo extraído a uno donde el Estado pagaría los gastos de operación y reconocería un margen de utilidad para quedarse con toda la producción.

Correa considera que las negociaciones ya se han prolongado demasiado tiempo. «No les tengo ninguna consideración a estas empresas que han abusado del país; cuando los precios del petróleo se dispararon, estuvieron calladas, pero si no hubiera sucedido así y se hubiera caído el precio, hubieran urgido por renegociar los contratos», ha manifestado el mandatario ecuatoriano.

La táctica del Gobierno no es bien vista por todo el mundo. René Ortiz, ex ministro de Petróleo de Ecuador y ex secretario de la OPEP, considera que “la expropiación es un terreno peligroso (…) que podría desencadenar la desconfianza entre los inversionistas».

Correa mantiene un enfrentamiento con las petroleras, desde que fue investido como presidente del Gobierno de Ecuador en 2007, para que la explotación de crudo vuelva a manos del Estado. A los pocos meses de tomar posesión de su cargo, Correa asestó un duro golpe a las petroleras al reducirles del 50% al 1% las ganancias extraordinarias por el alto precio del petróleo.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA