Perú, Chile y Colombia, los tres países latinoamericanos mejor preparados para salir de la crisis

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Perú, Chile y Colombia son los países latinoamericanos más solventes a la hora de enfrentar la inestabilidad financiera internacional, gracias al aumento significativo de sus inversiones y productividad durante la última década, según un informe de Deustche Bank. Perú, Chile y Colombia son los países latinoamericanos más solventes a la hora de enfrentar la inestabilidad financiera internacional, gracias al aumento significativo de sus inversiones y productividad durante la última década, según un informe de Deustche Bank.

El informe elaborado por el economista jefe del Deustche Bank, Gustavo Cañonero, afirma que estas tres naciones han sufrido los efectos de un menor flujo comercial y de inversión extranjera, tal y como recoge Americaeconomia.com.

«Sin embargo, han sido capaces de mantener un sólido crecimiento de la demanda doméstica», manifestó el economista. Cañonero precisó que Perú ha mejorado su ratio de inversión versus PIB, la cual se ubica en 35%.

Asimismo, aseveró que el manejo macro se mantendría «como siempre» en Chile, Perú y Colombia, sin una mayor necesidad de reformas claves.

«Las relativamente altas tasas de inversión en estos países, de algún modo, reflejan la mejor estructura de estas economías, que siguen atrayendo el interés internacional y que crecen más rápido que cualquier otra economía en la región de manera sostenible», dijo.

El informe indicó que América Latina, después de casi una década de fuerte crecimiento y mejoras en sus resultados macroeconómicos, está afrontando un entorno macroeconómico exigente.

Además, mencionó que la mejora continua de los términos de intercambio ha terminado y que la abundancia de liquidez internacional llega a su fin.

A pesar de este panorama, no se espera que América Latina tenga un revés en su desempeño económico, pero si una desaceleración.

En general, el nivel de la deuda externa y sus servicios financieros han mejorado en la última década y siguen siendo bajos para convertirse en un problema.

En una simulación elaborada por el Deutsche Bank, si los flujos de capitales externos se contraen en 30%, la región reduciría sus reservas internacionales en 3%, pero esto no tendría mayor impacto en los niveles de crecimiento o en el nivel del tipo de cambio real en la región.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA