Lula usa al BNDES para blindar el sector farmacéutico brasileño

Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en reddit
Compartir en telegram
Compartir en email

El presidente brasileño Lula da Silva quiere blindar el sector farmacéutico local frente a las grandes firmas internacionales. Después de que Sanofi-Aventis adquiriese la compañía carioca Medley, el Banco Estatal de Desarrollo (BNDES) estudia convertirse en accionista de los fabricantes de medicamentos locales para estimular la consolidación de esta industria y crear grandes empresas nacionales. El presidente brasileño Lula da Silva quiere blindar el sector farmacéutico local frente a las grandes firmas internacionales. Después de que Sanofi-Aventis adquiriese la compañía carioca Medley, el Banco Estatal de Desarrollo (BNDES) estudia convertirse en accionista de los fabricantes de medicamentos locales para estimular la consolidación de esta industria y crear grandes empresas nacionales.

Según ha referido el diario O Estado de Sao Paulo, a través de la BndesPar, el banco quiere entrar como socio en aquellas compañías que se dispongan a ampliar su capital.

Esta decisión se vio precipitada por la compra por parte de la francesa Sanofi-Aventis SA del fabricante de medicamentos de Brasil Medley SA. La adquisición ha contribuido a una reducción de la cuota de las empresas locales del mercado brasileño.

Con esta iniciativa, el Gobierno brasileño se introduce en una industria que se ha beneficiado de la explosión del mercado de medicamentos de marca genérica.

En el ranking del IMS Health, que actúa como consultora del sector, el laboratorio brasileño EMS lideró el mercado brasileño durante 2009.

Otros dos laboratorios nacionales, Aché y Eurofarma, también figuran entre los 5 primeros puestos de la lista.

Desde que en 2007 se creó el programa de desarrollo de la industria farmacéutica nacional brasileña, o Profarma, el Bndes busca aumentar la concentración en el sector. Ahora ha decidido participar en las fábricas de medicamentos desde adentro.

Según fuentes del Banco de Desarrollo, no se pretende crear una “superfarmaceútica” brasileña, sino que las empresas alcancen una escala más consistente en el desarrollo de nuevos productos.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA