Lula reanuda la guerra comercial de Brasil de EEUU

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Un año después de la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca, el presidente de Brasil, Lula da Silva, ha dado por terminada la tregua que se habían concedido ambas naciones. La Cámara de Comercio Exterior de Brasil (CAMEX) ha asegurado que aprobó sancionar productos de EEUU por valor de 560 millones de dólares por los perjuicios causados con sus subsidios, según afirmó la secretaria ejecutiva de esta entidad, Lytha Spíndola. La Cámara de Comercio Exterior de Brasil (CAMEX) ha asegurado que aprobó sancionar productos de EEUU por valor de 560 millones de dólares por los perjuicios causados con sus subsidios, según afirmó la secretaria ejecutiva de esta entidad, Lytha Spíndola.

Aunque la CAMEX también aprobó la lista de productos que recibirán impuestos adicionales por la cantidad mencionada, Spíndola apuntó que no será divulgada hasta el próximo 1 de marzo, debido a que aún deben llevar a cabo algunos ajustes.

En agosto de 2009, la Organización Mundial de Comercio (OMC) autorizó a Brasil a castigar a EEUU con sanciones de hasta 830 millones de dólares, al fallar a su favor una demanda presentada por esta nación suramericana ante los daños provocados por los subsidios concedidos por el gobierno norteamericano a sus productores de algodón.

Brasil recuperará esos 560 millones de dólares imponiendo una tarifa de hasta 100% a la entrada al país de los productos estadounidenses que se decidan. De esa forma, si hoy un producto ingresa a Brasil un de su valor 12%, entonces tendrá que pagar 112%.

Spíndola precisó que la cuantía restante hasta los 830 millones de dólares autorizados por la OMC serán obtenidos por medio de retaliaciones de servicios y propiedad intelectual de EEUU. «Brasil solicitó no aplicar toda la retaliación en bienes físicos porque eso perjudicaría las importaciones y afectaría el comercio exterior», indicó la secretaria ejecutiva de la CAMEX.

Este organismo, compuesto por varios ministros y representantes de la Casa Civil de la Presidencia, es la máxima instancia de deliberación del Gobierno federal brasileño sobre el comercio exterior.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA