Los venezolanos, ‘a la caza’ de dólares tras la designación de Maduro como sucesor de Chávez

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El ‘nombramiento’ de Nicolás Maduro, actual vicepresidente, como sucesor de Hugo Chávez al frente de Venezuela tras la reaparición de la enfermedad del mandatario ha desatado la compra de ‘lechugas verdes’, como se denomina a la divisa estadounidense en el mercado negro, entre los venezolanos. La cotización del dólar paralelo ha subido cerca de un 20%, mientras que la adquisición de deuda en dicha moneda se ha disparado. El ‘nombramiento’ de Nicolás Maduro, actual vicepresidente, como sucesor de Hugo Chávez al frente de Venezuela tras la reaparición de la enfermedad del mandatario ha desatado la compra de ‘lechugas verdes’, como se denomina a la divisa estadounidense en el mercado negro, entre los venezolanos. La cotización del dólar paralelo ha subido cerca de un 20%, mientras que la adquisición de deuda en dicha moneda se ha disparado.

De esta manera, el cambio de la divisa del país norteamericano en los mercados negros se sitúa entre los 16 y 17 bolívares por dólar, cuando hace cinco días cotizaba a 12,03 bolívares, mientras que el cambio oficial mantiene estable en los 4,3 bolívares por dólar.

No es el único signo de la búsqueda de dólares en Venezuela, también ha repuntado la compra de bonos del país en la moneda estadounidense, que se sitúa en la rentabilidad más baja desde febrero de 2008.

El bono venezolano 2027, a 15 años, toca en el día de hoy el 104,5% del nominal, lo que supone una rentabilidad del 8,5%.

Sin embargo, el mercado del petróleo se mantiene ajeno a la tensión política en Venezuela, uno de los mayores productores de crudo. Así, el petróleo Brent se revaloriza un 0,54%, por lo que el barril de este crudo se coloca en los 107,60 dólares. A pesar de esta significativa subida, los analistas no ven la relación con la enfermedad de Chávez y el nombramiento de Maduro.

Todo esto se produce después de que, como comentábamos antes, el presidente de Venezuela, anunciara se enfrenta de nuevo a la reaparición del cáncer que le detectaron en 2011, y designara a Maduro como su sucesor.

La prensa internacional ha señalado que Nicolás Maduro “representa el sueño socialista de que un trabajador llegue al poder, que apenas terminó el bachillerato comenzó a trabajar como conductor de autobuses en Caracas, se convirtió en sindicalista, activista y, finalmente en un político de primera línea”.

En su intervención en la cadena nacional el pasado sábado para dar esta noticia, Chávez pidió a los venezolanos que confiasen en él. “Si pasa algo que me inhabilite para continuar al frente de la presidencia, Nicolás Maduro debe concluir el periodo”, solicitó el presidente.

Por otro lado, la constitución venezolana dice que si el presidente tuviera que alejarse del poder por cualquier causa o por un eventual fallecimiento, el vicepresidente debe convocar elecciones. De ser así, Chávez solicitó a sus seguidores que votasen a Maduro.

Maduro se ha ganado la simpatía de muchos de sus posibles votantes por la carrera astronómica que ha tenido. Desde quejarse en las calles a formar parte de la Asamblea Nacional Constituyente, que redactó una nueva carta magna, luego fue diputado y jefe del legislativo hasta 2005, al año siguiente formó parte del ministerio de Asuntos Exteriores, donde se convirtió en el puente de Chávez para estrechar lazos con países que EEUU mira con recelo.

Ramón Torres Galarza, embajador de Ecuador en Caracas ha señalado que el ahora vicepresidente “encarna la cultura del venezolano, es fraterno, simpático. Es un genuino hombre de su pueblo”.

América Economía, la web especializada en Latinoamérica, ha subrayado también la relación entre Maduro y Chávez, que es de mucha confianza y se remonta a la época cuando él y su compañera sentimental Cilia Flores salieron a las calles a pedir por la libertad del militar retirado cuando estaba preso por la intentona golpista de 1992.

Aunque no es sólo la amistad de Chávez lo que ha ayudado a Maduro, el político tiene músculo político. Es un convencido de la revolución y maneja un espacio de poder fortalecido tras el nombramiento de Flores como Procuradora General de la República.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA