Los twitteros venezolanos temen que Chávez expropie la red de supermercados Central Madeirense

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Después de que el presidente venezolano, Hugo Chávez, propusiera a la red de supermercados Central Madeirense (CM) una estrecha colaboración en la distribución de alimentos, el pánico ha cundido entre los consumidores del país. Temen que, como ya ocurriera con CADA, su principal competencia hasta que el pasado año pasara a manos del Estado, sea expropiada. Pasaría a formar parte de la red que ya forman Mercal y Pdval y que tiene serios problemas de abastecimiento. Después de que el presidente venezolano, Hugo Chávez, propusiera a la red de supermercados Central Madeirense (CM) una estrecha colaboración en la distribución de alimentos, el pánico ha cundido entre los consumidores del país. Temen que, como ya ocurriera con CADA, su principal competencia hasta que el pasado año pasara a manos del Estado, sea expropiada. Pasaría a formar parte de la red que ya forman Mercal y Pdval y que tiene serios problemas de abastecimiento.

Al cierre de esta edición, los miembros de la Junta Directiva de la red de supermercados Central Madeirense, con 48 supermercados en todo el país, se encuentran reunidos. Según ha confirmado la oficina de comunicación de la entidad a este diario, en las próximas horas podría producirse una comunicación oficial a dicha propuesta. De aceptar, la Central Madeirense vendría a unirse a la red que, con unas deficiencias que el Gobierno chavista parece querer subsanar, tiene como función prioritaria el hacer llegar alimentos a bajo coste a los sectores más desfavorecidos de la sociedad.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, ha propuso a la Central una colaboración estrecha “para trabajar con Mercal y Pdval para distribuir alimentos». El mandatario agregó que de lograrse, “se incrementarían los niveles de distribución, calidad y sostenibilidad de precios solidarios de los alimentos. Pdval y Mercal siguen creciendo pero hace falta más. Podemos hacer convenios con ellos».

No es la primera vez que el gobierno bolivariano intenta un acuerdo similar con la empresa. En junio de 2010, el propio Chávez anunció por televisión, como en esta ocasión, que se estaban produciendo negociaciones para iniciar la colaboración. El estado bolivariano lleva a cabo, desde hace unos años, un proceso de captación de empresas del sector alimenticio. No en vano, el pasado año, el Gobierno chavista se hizo con la cadena de supermercados CADA, con 47 establecimientos, que ahora se denomina Bicentenario.

Se trataba del principal competidor de Central Madeirense, algo que ha movido a los consumidores venezolanos, que también hacen referencia al acoso de Chávez contra Empresas Polar, a preguntarse si no será un primer paso hacia la expropiación. Algunos de ellos consideran que una eventual colaboración llevaría a la empresa al desastre, mientras que negarse a la misma serviría como excusa al gobierno para acometer su compra.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA