Los sindicatos venezolanos acusan a Chávez de preparar un recorte masivo de empleo público

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los sindicatos de Venezuela han declarado la guerra al presidente del país, Hugo Chávez. Algunas organizaciones acusan al mandatario de estar a punto de iniciar un recorte masivo de empleo público. Otros, van más allá y le imputan una violación de las leyes que él mismo ha promulgado. De momento, el Ministerio de Finanzas ha ofrecido un severo ajuste de plantilla que, según la versión sindical, sería un globo sonda, para testar un programa de peculiares prejubilaciones que luego será aplicado en otros organismos públicos. Los sindicatos de Venezuela han declarado la guerra al presidente del país, Hugo Chávez. Algunas organizaciones acusan al mandatario de estar a punto de iniciar un recorte masivo de empleo público. Otros, van más allá y le imputan una violación de las leyes que él mismo ha promulgado. De momento, el Ministerio de Finanzas ha ofrecido un severo ajuste de plantilla que, según la versión sindical, sería un globo sonda, para testar un programa de peculiares prejubilaciones que luego será aplicado en otros organismos públicos.

Al respecto, la Federación Única de Empleados Públicos (Fedeunep) ha recordado que existen muchos proyectos de reestructuración que estarían ya diseñados pero que no habrían sido aún anunciados, y ha advertido que podrían concretarse en las próximas semanas. En concreto, se trataría de los organismos asociados al Ministerio de Finanzas, además del Ministerio de la Mujer y el de Turismo.

Portavoces del sindicato han explicado a la prensa local que estos despidos se deben a que el Estado no puede hacer frente a unas nóminas que casi se han duplicado en los últimos diez años. “Se quiere hacer un ahorro a las arcas del Estado a costa del despido de miles de personas”, ha indicado Antonio Suárez, presidente de la Fedeunep.

El Sindicato Unitario de Empleados del Ministerio de Finanzas (Seniat) ha calificado de ilegal el despido de los empleados públicos de dicho Gabinete. Principalmente, porque el Ministerio de Finanzas se encuentra en la actualidad en un proceso de elecciones para elegir sus nuevas autoridades. Según estipulan las leyes laborales vigentes, el periodo electoral concede inamovilidad laboral.

Suárez ha recordado que los recortes de la plantilla del Ministerio de Finanzas representan un 75% de los trabajadores con contrato no temporal. Estos recortes se dividen en dos grupos. Uno es el de los 575 funcionarios sometidos a ‘jubilación especial’. El otro, alrededor de 700 contratados y obreros que han sido despedidos. Al menos, esto es lo que refleja el diario venezolano El Mundo.

Otros sindicatos han ido más allá. En este sentido, el secretario general de la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV), Manuel Cova, ha señalado a los despidos de los empleados públicos del Ministerio de Finanzas evidencia que “la inamovilidad laboral es olvidada por el Gobierno”, y que “es solo un ejemplo de que las leyes no son para el Gobierno”.

La inamovilidad laboral, vigente hasta el 31 de diciembre de 2011, ampara a los trabajadores para que no puedan ser despedidos, desmejorados, ni trasladados, sin una justificación. Esta medida no afecta a los trabajadores temporales, a quienes reciban ingresos superiores a tres salarios mínimos mensuales ni a los empleados que ocupen cargos de dirección o puestos de confianza. El salario mínimo vigente en Venezuela es de 799 bolívares (algo más de 139 euros).

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA