Los precios de la carne argentina suben un 180% en tres años

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La carne argentina, a pesar de los mensajes de tranquilidad que se envían desde el Gobierno sobre el riesgo de inflación, ha subido de precio un 180% en los últimos tres años. Las autoridades, sin embargo, dan la cifra de entre un 25% y un 65%. Los productos más afectados, la carne vacuna y la carne de pollo (el principal sustituto de ésta). La carne argentina, a pesar de los mensajes de tranquilidad que se envían desde el Gobierno sobre el riesgo de inflación, ha subido de precio un 180% en los últimos tres años. Las autoridades, sin embargo, dan la cifra de entre un 25% y un 65%. Los productos más afectados, la carne vacuna y la carne de pollo (el principal sustituto de ésta).

El problema no es nuevo, pero se agudiza. En la cadena de producción y comercialización, las responsabilidades siempre apuntan al eslabón anterior. En las carnicerías, de acuerdo con una investigación llevada a cabo por el diario local ‘La Nación’, se quejan de la subida de precios que les impusieron los proveedores.

El vicepresidente de la Asociación de Propietarios de Carnicerías de Capital Federal, Alberto Williams, señaló que el año pasado los precios se mantuvieron. En cambio, estableció una diferencia entre los 14 pesos a los que se vendía el kilo de asado a fines del año 2009 hasta la actualidad, cuando no se consigue a menos de 25 pesos.

Según los datos recogidos en la investigación, el precio de la media res se encareció en las últimas semanas por encima de los 16 pesos por kilo. En los primeros meses del año pasado, recordó Williams, se conseguía a 7,80 dólares. «Esa subida repercute, obviamente, en el mostrador», resumió.

Algo parecido sucedió, como consecuencia, con el cajón de pollos, que avanzó 10 pesos esta semana. El alza en el consumo de carnes blancas derivó en un traslado automático en los precios al consumidor: el kilo cuesta ahora entre 8 y 10 pesos.

Otra arista del problema es que, ante la subida sostenida de precios, que no se limita a la carne, las ventas de carnes rojas están cayendo. Así lo señalaron distintos vendedores, casi como un común denominador, durante el trabajo elaborado por el rotativo local.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA