Los planes de Alí Rodríguez, incapaces de frenar la escalada del tipo de interés interbancario en Venezuela

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El plan de estímulo económico propuesto por el ministro de Economía venezolano, Alí Rodriguez, no ha logrado frenar la escalada del tipo de interés interbancario (overnight), que la pasada semana se disparó a máximos anuales del 32%. Según los analistas consultados por Americaeconomica.com, la escasez de divisas sigue afectando a las pequeñas entidades financieras, a pesar de que la Cadivi ha comenzado a pagar sus deudas con algunos sectores, especialmente el importador. El plan de estímulo económico propuesto por el ministro de Economía venezolano, Alí Rodriguez, no ha logrado frenar la escalada del tipo de interés interbancario (overnight), que la pasada semana se disparó a máximos anuales del 32%. Según los analistas consultados por Americaeconomica.com, la escasez de divisas sigue afectando a las pequeñas entidades financieras, a pesar de que la Cadivi ha comenzado a pagar sus deudas con algunos sectores, especialmente el importador.

Hay que tener en cuenta que la tasa overnight se mide en divisa local y que si bien los niveles actuales representan un alivio respecto al máximo de 56% alcanzado en diciembre de 2008, el costo del dinero entre los bancos permanece muy elevado.

Según los expertos, en el primer semestre del año, el Estado venezolano incrementó la colocación de bonos a los bancos en más de un 90%, alcanzando los 31.100 millones de bolívares. Con este panorama, las entidades se han visto obligadas a reducir la entrega de créditos a otros sectores de la economía, siendo las familias las más afectadas por estas restricciones.

Los expertos advierten, sin embargo, que la abultada compra de deuda por parte de los bancos en los últimos meses no es necesariamente mala para las entidades financieras. Los papeles representan una ventaja para los bancos, debido a que están exentos de impuesto sobre la renta, son de menos riesgo y rinden intereses.

Sin embargo, el objetivo de las entidades no es financiar la deuda interna del Estado, sino hacer más accesibles los créditos a una población que, ahogada por la crisis internacional y el descenso del consumo, tampoco hacen incrementar la demanda de préstamos. Además, esta alta concentración coloca a la banca en una inconveniente dependencia de las finanzas y las decisiones gubernamentales.

Sea como fuere, el mayor inconveniente del incremento de la deuda del sector público es, a juicio de los expertos, que gran parte de estos recursos no se han utilizado para inversiones productivas.

El problema no afecta sólo al bolsillo de los venezolanos. El aumento de las emisiones del Estado ha provocado que el endeudamiento de la República haya subido un 44% en los primeros siete meses del año, respecto a 2008, según cifras del Ministerio de Finanzas que preside Alí Rodríguez. Y los expertos calculan que para el próximo año 2011, el vencimiento de deuda alcance los 30.000 millones.

Durante los primeros ocho meses de este año el Gobierno cerró el grifo de las divisas al tipo de cambio oficial, de 2,15 bolívares por dólar, y una parte muy importante de la economía tuvo que importar a través del mercado paralelo donde el billete verde se cotiza a un precio muy superior.

Una de las consecuencias más inmediatas ha sido que el Banco Central de Venezuela registra, al cierre de agosto, que el precio de los bienes importados, a nivel de mayorista, se disparó un 25,7%, un incremento que deja muy atrás el salto del 11,5% obtenido en el mismo lapso de 2008, presagiando nuevos impactos para los consumidores.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA