Los mexicanos gastan el 14% de sus ingresos mensuales en sobornos a funcionarios públicos

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

En 2010, los mexicanos destinaron el 14% de sus sueldos para el pago de sobornos a instituciones públicas. El dinero destinado para facilitar o acceder a los 35 trámites y servicios públicos el pasado año, asciende a un total de 1.900 millones de euros, según confirmó el Índice Nacional de Corrupción.. Una de cada diez operaciones que se realizan entre el número total de trámites públicos se hace a través del soborno. para el pago de sobornos a instituciones oficiales, 299 millones de euros más que en 2007, según confirmó el Índice Nacional de Corrupción. El dinero destinado para facilitar o acceder a los 35 trámites y servicios públicos el pasado año, corresponde al 14% de los ingresos de la población mexicana. Una de cada diez operaciones que se realizan entre el número total de trámites públicos se hace a través del soborno. En 2010, los mexicanos destinaron el 14% de sus sueldos para el pago de sobornos a instituciones públicas. El dinero destinado para facilitar o acceder a los 35 trámites y servicios públicos el pasado año, asciende a un total de 1.900 millones de euros, según confirmó el Índice Nacional de Corrupción.. Una de cada diez operaciones que se realizan entre el número total de trámites públicos se hace a través del soborno.

Un acto de lo más habitual en México. Así lo señala el estudio realizado por la organización no gubernamental Transparencia Mexicana (TM). Según éste, la población cometió alrededor de 200 millones de actos de corrupción en 2010. El coste de un soborno fue de unos nueve euros y hasta hace tres años era de 8 euros. En los hogares más pobres, la corrupción es un impuesto regresivo. En aquellos hogares que ganan menos, los que ganan hasta un salario mínimo, en lugar de supone el 14% de los ingresos, sube hasta a un 33% de su ingreso.

Los principales motivos de soborno son evitar una infracción o detención de tráfico, pasar productos en aduanas o puertos fronterizos, recuperar un coche robado, aprobar el examen de conducir y acceder a un trabajo en el gobierno.

Otros trámites en los que se registran actos de corrupción son en la regularización de servicios de agua y luz, la obtención de la licencia de conducir y de un permiso para abrir un negocio, así como en la atención urgente para un paciente, entre otros.

Según el Índice de Corrupción y Buen Gobierno, correspondiente a 2010, las peores entidades con niveles de corrupción hasta el año pasado fueron el Distrito Federal, seguido por el Estado de México, Guerrero, Oaxaca, Hidalgo, Tabasco, Colima, Jalisco y Tlaxcala, que están por encima de la media nacional. En el caso del Distrito Federal, ha sido la ciudad peor calificada en la última década. A pesar de estar en el último lugar, ha mejorado significativamente. No se ha estancado.

Para la elaboración de este Índice se realizaron 15.326 encuestas en todo el país, en la mayoría de los casos a los padres de familia de los 32 estados del país. Los datos fueron registrados en todos los estados mexicanos, pero en tres, Tamaulipas, Baja California y Colima, las muestras no fueron del todo representativas debido, en los dos primeros casos, al miedo de las personas a atender a los encuestadores, reveló TI. El margen de error de los datos del estudio es inferior al 1 %.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA