Los jóvenes latinoamericanos enfrentan el futuro con optimismo

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Entre los iberoamericanos, los ecuatorianos destacan por ser los más optimistas en cuanto a su futuro; por el contrario, los portugueses ven el porvenir ‘más negro’. En general, se podría decir que los jóvenes latinoamericanos son “moderadamente optimistas”. Al menos, esta es una de las conclusiones destacadas de la I Encuesta Iberoamericana de Juventudes, primer sondeo hecho en América Latina con el objetivo de reflejar las opiniones de los más de 157 millones de jóvenes latinos entre 15 y 29 años (una cuarta parte de la población total de los 20 países del bloque incluyendo, además de a los 18 situados en América, a España y Portugal). Aunque el propio estudio reconoce no ser del todo imparcial, al haber encuestado a 19.000 personas que, en su mayoría, son estudiantes urbanos y que es más difícil encontrar las opiniones de los jóvenes que trabajan.

De los resultados de la encuesta, realizada entre enero y febrero de 2013, se puede ver que las expectativas de los jóvenes iberoamericanos son elevadas y, especialmente, muestran su optimismo acerca de su futuro personal. También muestras sus expectativas en cuanto a temas de la sociedad, de la economía y la política se refiere. Por otro lado, son más positivos en cuanto a su porvenir en el mundo de la educación, de la salud y de la calidad de vida. Sin embargo, se muestran críticos en cuanto a si se podrán solucionar problemas como la corrupción, la pobreza y la violencia.

Por países, los más optimistas son los ecuatorianos, seguidos de los costarricenses y los nicaragüenses. Por el otro lado, los que reconocen ser más pesimistas son los portugueses, los guatemaltecos y los brasileños.

En cuanto a temas, la delincuencia y la violencia son las grandes preocupaciones de la mayoría de los países consultados, especialmente en México. La economía inquieta, sobre todo, en la Península Ibérica y el empleo es lo que más destacan los países centroamericanos. Brasil es la excepción, ya que se preocupan también por la drogadicción y el alcoholismo.

Por otro lado, desde Brasil muestran una opinión más abiertas a temas como el matrimonio homosexual o la legalización de la marihuana y los mexicanos, por el contrario, no están tan de acuerdo. Los centroamericanos, además, son los que se declaran estar más a favor de una mayor integración latinoamericana.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA